LAS HORMIGAS LECTORAS

Cuento Corto para niños, escrito por: Guillermo Suchetti

Un día la biblioteca del pueblo permaneció cerrada. Dos hormigas vecinas se les ocurrió entrar en la biblioteca; ambas sabían que no habría gente, que estarían en silencio total y que no corrían el riesgo de ser aplastadas por alguna persona.

Entraron con absoluta calma y con la gran ansiedad de ser ellas las únicas que leerían los libros de aventuras, de historia, cuentos mágico, de poemas que quisieran y así recorrer los anaqueles sin apuro alguno, al menos por un día.

cuentos-infantiles-cortos-la-hormiga-y-la-araña

Ambas sintieron que podían disfrutar de la lectura, que debían sentirse que no debían correr el riesgo que supone que alguien las pisotearan, que ellas también tienen derecho a vivir tranquilas y se merecían ser felices, ya que también ellas son trabajadoras como los humanos.

Leyeron y leyeron sin parar hasta que se quedaron agotadas después de tantas horas de aventuras que no se imaginaban.

Llegada la noche volvieron contentas a sus hogares. Las dos hormiguitas olvidaron dejar los libros que sacaron en sus correspondientes estanterías.

Al día siguiente, el encargado de la biblioteca abrió las puertas, encontró un poco desordenado el salón de lectura.

Asustado, no encontraba explicación alguna a semejante suceso. No sabía que había podido pasar, si él cuando se fue lo dejó todo ordenado.
¿Quién podría imaginar que dos hormigas entraron a leer en una biblioteca?

FIN

– Moraleja del cuento: Todo es posible cuando se propone leer.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

diecisiete − Once =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>