Cuentos cortos-el burro inteligente

LAS CLASES YA COMIENZAN

Cuento Infantil para niños, escrito por: Juan Pablo Urcola

Había una vez un Cerdito que estaba muy ansioso por que mañana comenzaría su primer grado escolar.

Vivía con su papá y su mamá en un campo muy bonito, alejado de la ciudad donde no llegaban los transportes, los coches ni los aviones. Por eso el cerdito, muy precavido y para no llegar tarde a la escuela, le pidió a su amigo el Burrito el favor de llevarlo hasta la ciudad todos los días para asistir a clases.

Cuentos cortos-el burro inteligente

El burrito muy amable le prometió que pasaría muy puntual cada mañana por su casa.

El día llegó y después de desayunar con mamá y papá se oyó que alguien tocaba la puerta. Era el Burrito que muy alegre vino a buscar al cerdito. Burrito y Cerdito salieron por el camino de los tres colores y muy alegres iban cantando una canción:

– Viva, viva, caminamos a la escuela.
Viva, viva, que la vida es tan buena.
Ahé, ahé, aprenderemos muchas cosas.
Ole, Ole, jugaremos cuando la campana toque…

Todos decían que durante el trayecto por el camino de los tres colores, la vida se veía diferente y que extraños personajes, muy amables por cierto, aparecían de la nada.

El primer tramo del camino era de color naranja. He aquí, que al pasar por un molino vieron al cortado del camino un charco que los llamó. Sí, un charco hablante, algo extraño, pero verdad.

El charco insistió que se acercaran y Burrito y Cerdito así lo hicieron. El charco les dijo:

– No se asusten, vengan, les tengo que decir un gran secreto, el secreto es que si se reflejan tres veces en el agua del estanque del molino podrán experimentar el maravilloso arte de volar y así no se cansarán.

Cerdito y Burrito sin dudarlo fueron al estanque y reflejaron sus rostros tal como dijo el charco, tres veces. Al instante ambos amigos estaban flotando en el aire casi sin creerlo y alegremente siguieron su camino rumbo a la escuela sin tener que caminar. Lo que el charco no les dijo, es que al pasar a otro tramo del camino el efecto de volar pasaría y volverían a ser los más normales caminantes otra vez.

Fue así que al llegar al segundo tramo del camino color verde, cayeron al suelo de repente como cual dos manzanas maduras, y comprendieron que ya no volverían a volar.

Un aire fresco recorría ese tramo de color verde cual brisa marina entre eucaliptos y cipreses.

Colina tras colina Cerdito y Burrito seguían caminando rumbo a la escuela hasta que una vez más de la nada, apareció una pluma blanca que, por cierto, también era parlante, y les dijo:

– Rumbo a la escuela ustedes amiguitos van, no pierdan la alegría porque aún más habrá allá, si se esfuerzan y estudian colmados de bondades estarán, cuentas y escritura practicarán y es por eso que si una reverencia me hacen ya, piernas largas tendrán para poder llegar.

Así fue que Burrito y Cerdito por primera vez en sus vidas experimentaron la habilidad de poder hacer pasos tan largos que al hacer solo diez llegaron al último tramo de aquel
camino, y claro el efecto de piernas largas llegó a su fin.

El tercer y último tramo de aquel camino era color dorado. Ambos amigos maravillados por como brillaba ese tramo del camino, miraban en todas direcciones y todo era resplandeciente como el sol. Pero he aquí la sorpresa. De la nada apareció un signo de interrogación bastante regordete que para asombros de todos también hablaba. Y les dijo:

– Soy esencial para todo nuevo estudiante, ya que ayudo a que puedan indagar, siempre estaré en sus caminos por más que me quieran borrar, si me saludan con la mano yo en un instante los acompañaré a llegar.

Fue así que Burrito, Cerdito y el signo de interrogación llegaron muy pronto a las puertas de la escuela. Cerdito insistió a Burrito para que entrara con él. Ambos entraron llenos de ilusiones y entusiasmo y las clases por fin, con una campanada de fondo, dieron inicio aquella maravillosa mañana de Marzo.

Ahora repasemos:  Primer tramo, Naranja: Charco de agua, Volar. Hace referencia lo importante que es la imaginación de cada uno de nosotros para poder crear y renovar nuestros pensamiento para poder aprender con más ganas.

Segundo tramo, Verde: Pluma, piernas largas. Hace referencia a la importancia de aprender y estudiar cada día de clase, pues nos facilita avanzar más rápido en la vida.

Tercer tramo, dorado, signo de interrogación regordete: Hace referencia a lo importante que es para todo ser humano querer descubrir, querer saber aún más y preguntarnos cotidianamente por nuevas cosas cada día: ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Cómo? y ¿Cuánto? son la esencia de la vida.

Así que ya sabéis, ¡alegraos! porque “ LAS CLASES YA COMIENZAN”.

FIN

– Moraleja del cuento: La importancia de estudiar, aprender, ir a la escuela, como motores de crecimiento personal y superación.

– Valores del cuento: Superación. Amistad. Trabajo en equipo.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+,… o por Email, con el botón correspondiente a cada red social. Gracias.

  • Redacción
  • Historia
  • Enseña Valores
  • Educativo

Resumen

Cuento Infantil de un Burrito y un Cerdito, que juntos vivieron grandes experiencias hasta llegar a la escuela. Tenían mucha ilusión por aprender.

3.8
User Rating: 0.0 (0 votes)
Sending

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

5 × uno =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>