LAS BOTAS DE AGUA DE LUCIA

Cuento Infantil para niños/as; escrito por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Lucía todas las mañanas se despertaba preguntando si estaba lloviendo para poder utilizar sus botas de agua y su paraguas transparente. Las botas de agua se las habían regalado hacía poco y le quedaban un poco grandes, así que su mamá le decía:

– “Lucía, tienes que tomar mucha fruta y beber muchos zumos de naranja, para que te crezca el pie y puedas usar tus estupendas botas”.

cuento-infantil-esquimal

La niña respondía: – “Vale, yo como fruta y bebo zumo, y me las pongo para ver cómo me crece el pie”.

Y así hacía, en cuanto terminaba de merendar se iba a su habitación, se descalzaba y se ponía las botas de agua, que eran rosas con lunares blancos. Cuando las tenía un rato puestas, y veía que el pie no le crecía, se las quitaba desilusionada.

Así hacía todos los días, comía fruta y bebía zumo y a por las botas, y siempre el final era el mismo. El objetivo de su madre era que tomara fruta de alguna manera, hasta que un día las botas le quedaban perfectas. Lucía se puso tan contenta que quiso bajar a pisar charcos, pero no se había dado cuenta de que no era un día lluvioso, así que se conformó con tenerlas puestas en casa.

Dio la casualidad que al día siguiente, el cielo estaba totalmente encapotado y llovía a mares. Lucía era la niña más feliz del planeta, se puso su uniforme, sus botas de agua y llevaba en la mano su paraguas transparente. Durante todo el día no paró de pisar charcos, y bailar bajo la lluvia con el paraguas.

La niña, empezó a ser muy obediente y responsable, y aprendió a valorar la importancia de comer fruta para crecer y hacer cosas de niños más mayores, y le dijo a su madre:

– “Mamá, ¿has visto que por comer fruta, he podido usar las botas de agua?, a partir de ahora, voy a comer todos los días una pieza o dos, para crecer aún más, y poder utilizar botas de agua cada vez más grandes”.

Así fue como Lucía se hizo una experta comiendo peras, manzanas, uvas, naranjas, mangos y mandarinas, y además era la que más sabía de cómo pisar charcos sin mojarse la falda del uniforme.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

2 pensamientos en “LAS BOTAS DE AGUA DE LUCIA

  1. Camila Tamayo

    No son tan cortos y si ponen que son cortos es porque no pueden ser largos (sin ofender y no lo tomen a mal) pero de verdad no me parece pero bueno si así lo hicieron problema no es el nuestro pero es para que mejoren les parece y si no les gustó, pues bueno, no importa.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

6 − tres =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>