LAS AVENTURAS DE MARIA Y SU FAMILIA

Cuento Corto Infantil para niños/as; creado por: Leticia del Pino

Había una vez una personita muy inquieta llamada Maria, era demasiado traviesa, le gustaba hacer muchas travesuras y siempre se metía en problemas.

Un día sus padres la llevaron a la casa de sus abuelos que quedaba en una vieja granja un poco alejada de la ciudad, se notaba descuidada y parecía un poco tenebrosa por las noches, pero a Maria le encantaba esa casa porque para ella era como estar en una casa de terror, sus chapas rechinaban por las noches y tenía lo necesario para hacer sus travesuras.

Cuentos infantiles - El cerdito valiente de la granja

Maria es una niña con una gran imaginación, siempre hacía lo posible para asustar a su hermano más pequeño.

En a la habitación que le había tocado para dormir a Maria y a su hermanito, en una de las paredes se encontraba una fea y muy grade araña peluda, se encontraba tejiendo una gran tela de araña, a Maria que parecía tan valiente la asustó, pero Rodrigo, su hermanito de tan solo 5 añitos no parecía espantarle.

Se escuchó un grito tan fuerte que la mamá salió corriendo asustada a la habitación para ver qué es lo que había pasado, entonces se encontró a Maria llorando, abrazada a su hermanito y señalando hacia la pared y ahí se encontraba esa fea araña. La mamá la cogió y la puso en un recipiente para luego soltarla en el patio.

A la mañana siguiente se despertaron muy temprano con el canto de un viejo gallo que salía a cantar cada mañana a la llegada del sol, se subía hasta lo más alto del gallinero solo para cacarear tan fuerte como le fuera posible.

Maria se despertó con mucha ansiedad para ver que aventura podía realizar ese día, quería disfrutar todo lo que le fuera posible mientras estuviesen allí.

El abuelo les preguntó si les gustaría ayudar con las tareas de la granja, gustosamente ellos respondieron que sí, mientras mamá ayudaba a la abuela hacer las tareas de la casa.

Empezaron alimentando a los animales dándole de comer a las gallinas y ya de paso recolectaban los huevos frescos, para hornear un rico pastel para la hora del té. Siguieron con los puercos, Rodrigo se veía feliz realizando las tareas con el abuelo, se notaba que le gustaba alimentar a los animales.

Después siguieron con los caballos y las vacas, y para terminar con la jornada recolectaron un poco de verduras y legumbres para la cena.

Después de terminar de darle de comer a todos los animales de la granja y de recolectar las verduras, les dieron permiso para ir a recorrer la granja a caballo. Era la primera vez que iban a montar en caballo, estaban ansiosos por ser la primera vez. Ensillaron las petizas y salieron al trote por el campo. Al principio se notaban nerviosos, pero cuando se entendieron con el manejo, se relajaron y parecían uno solo.

Recorrieron tanto como pudieron ese día, vieron cosas tan lindas e increíbles que eran inexplicables, esa tranquilidad y esa belleza natural no era algo que se podía ver en la ciudad.

Encontraron una pequeña laguna donde se veía que los abuelos iban a pescar y a pasar el rato los días de calor. El agua se veía tan limpia que daban ganas de zambullirse y refrescarse un rato, que no lo dudaron y se metieron a jugar.

Volvieron lentamente a la granja mientras se secaban sus prendas para que no descubrieran que se habían metido a jugar en la laguna.

Al llegar a la granja su madre los esperaba nerviosa porque ya era medio tarde, el sol ya se estaba ocultando. Se metieron en la casa y se sentía un exquisito aroma a un guiso casero de la abuela hecho a fuego lento.

Su madre los mandó bañarse y después se sentaron a cenar todos juntos. Maria les preguntó si al día siguiente podían ir a pasar todo el día a la laguna, todos juntos a pescar y a jugar; y así fue, pasaron todo el día en esa pequeña laguna, llevaron unos emparedados, unas cañas de pescar y pasaron todo el día. Ese día lo disfrutaron al máximo.

Al día siguiente tenían que regresar a la ciudad, no querían pero así era mamá y papá, debían trabajar y nosotros ir a la escuela.

Para Maria fue un cambio absoluto la ida a la granja, la hizo cambiar. Ahora era más compañera con su hermano y ya no se metía tanto en problemas.

FIN

– Moraleja del cuento: A pesar de que Maria era traviesa, en su vida cotidiana le encantaba disfrutar y divertirse.

– Valores del cuento: Empatía. Alegría.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest,… o por Email, con los botones que puedes ver justo debajo. Gracias.

Valoración del cuento
  • Redacción
  • Historia
  • Enseña Valores
  • Educativo

Resumen

Cuento Infantil de una niña traviesa que fue con su familia a la granja de sus abuelos. Allí se divirtió mucho y aprendió a portarse mejor, a ser más buena.

3.5
User Rating: 4.3 (8 votes)
Sending

3 pensamientos en “LAS AVENTURAS DE MARIA Y SU FAMILIA

  1. martha rodriguez

    Que cuento más hermoso, pero queria pedirles un favor, no soy muy buena inventando cuentos, pero nececisito uno corto que hable del valor del amor y quisiera que me ayudaran, gracias.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

14 − 7 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>