LA PRINCESA ROSA

Nuevo Cuento Corto para niños; creado por: Priscali

Había una vez una hermosa princesa que le gustaba pasear por el campo cuando acababa sus clases de princesa, caminaba y sonreía al sentir el viento, al oler las flores y al ver pequeños animales jugar entre ellos. Le gustaba sentarse en el pasto, en medio de un jardín de rosas secreto que solo ella conocía.

cuento-infantil-la-princesa-delfina


Su madre siempre le dijo que cuando una persona no estaba, significaba que se convertía en una flor hermosa blanca y vivía en el reino GARDEN, un lugar en lo más profundo de los corazones de las personas amables, cariñosas, felices, divertidas y soñadoras.

La princesa acostumbraba a que todos los días después de sus clases se iba a caminar y a reunirse en el jardín secreto oculto entre arboles y matorrales, allí se sentaba y veía las flores brillar. Y después de entonar una canción, ellas cobraban vida y le cantaban canciones, le narraban cuentos y se sentaban en sus piernas y le decían secretos de las flores.

Un día la princesa se levantó y fue arreglada por su ayudante, la princesa bajó las escaleras del hermoso castillo y se encontró con su padre en la sala de los tronos, hizo una reverencia y se sentó a desayunar junto a él.

– Mi querida hija, hermosa como tu madre, ¿me dirás a dónde vas cada día después de tus enseñanzas? – su padre siempre le hacia la misma pregunta, pero ella solo reía suavemente.

– Mí amado rey y padre, lamento mucho no poder decirte a donde voy, pero es un secreto que debo proteger con mi honor, así como vos me ha enseñado.

– Querida princesa, recuerdas que tienes un compromiso con el príncipe del reino oeste.

– Si padre, lo recuerdo. -Ella respondió después de limpiarse con un pañuelo los labios delicadamente.

– El príncipe ha venido hoy para discutir sobre los detalles de la boda. – le dijo él.

Ella levanto la mirada con respeto le habló educadamente.

– Padre, me parece muy bien que haya venido el príncipe, pero ¿Por qué no me fue comentado esto antes? – preguntó un poco sorprendida y controlada.

El rey sonrió y tomó su mano sobre la mesa.

– El príncipe quería darte una sorpresa de su llegada, pero me temo que la he arruinado, discúlpame hija mía. – pidió disculpas el rey, ella sonrió y apretó un poco su mano, alejó su silla con reverencia y se levantó.

–  Disculpadme padre, iré a buscar al príncipe para dialogar con él.

Su padre asintió con la cabeza y ella se retiró dando dos pasos hacia atrás, dio la vuelta y caminó decentemente. Caminó un largo tiempo hasta sentir una presencia detrás de ella, se detuvo y giro hacia la persona, el príncipe la había estado siguiendo desde hacía algunos minutos, ella se sorprendió un poco e hizo una reverencia, él se la devolvió sonriendo un poco, se acerco a ella y tomó su mano dándole un beso en los nudillos y soltándola gentilmente. Señaló hacia adelante y caminaron el uno al lado del otro.

– Espero no haberla asustado princesa, si es así me disculpo con todo mi corazón, no pretendía ser un tropiezo para usted. – Le pidió disculpas muy arrepentido el príncipe.

Ella sonrió y negó con la cabeza.

– No me ha asustado, por el contrario príncipe Carl, no debería decir esto pero me ha gustado encontrarlo, hacía mucho tiempo desde que no veía a su majestad y no me llevaba una sorpresa tan satisfactoria como esta.

– Oh, me alegra ser el motivo de su felicidad.

– A mi igual.

Ella sonrió de acuerdo con él. Ambos continuaron caminando y charlando el resto del día. Los días pasaron y la princesa no dejaba de ir al jardín secreto. Llego el día de la boda y el príncipe y la princesa se fueron a su luna de miel en un hermoso carruaje, pero lamentablemente a mitad de camino se encontraron con un percance y el carruaje rodó montaña abajo y cayó a un río.

No les ocurrió nada, solo rasguños. De un momento a otro la princesa abrió los ojos encontrándose acostada en el pasto verde y  brillante por la luz del sol, se levantó y vio al príncipe de pie al lado de ella vestido con ropas blancas brillantes y con una corona de flores y perlas en su cabeza, él la ayudo a ponerse en pie y le mostró todo a su alrededor. Su luna de miel fue hermosa, en otro mundo lleno de arboles, flores, un hermoso río plateado que corría a lo lejos terminando en una bella cascada brillante y con pequeñas hadas volando por todos los lugares. Un gran castillo plateado y dorado se levantaba a lo lejos y muchas personas daban gritos de alegría y bailaban divirtiéndose y gritando ¡¡VIVA EL REY Y LA REINA DEL REINO GARDEN!!, el príncipe levantó su mano unida con la de ella sonriendo, ella lo miro sorprendida y él la levantó en su brazos.

– Bienvenida al reino Garden reina mía.

FIN

Moraleja: Nunca dejes marchar el mundo de magia y fantasía que hay en tu mente, tal vez algún día, puedas llegar a él.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

6 pensamientos en “LA PRINCESA ROSA

  1. Xiomara

    Hola, quisiera saber el final del cuento pero ya le di que me gusta y nada que me lo muestra, quisiera contárselo a mi nena. Gracias.

    Responder
    1. Cuentos Infantiles Autor

      Buenos días!! Te hemos enviado el cuento “La Princesa Rosa” a tu correo, esperamos que te guste mucho y lo compartas con tus amigos!

    1. Cuentos Infantiles Autor

      Hola!! Si no has podido ver el cuento completo, tienes varias opciones: Darle a “Me Gusta” Facebook, Twitter, Google+ ó esperar unos segundos hasta que te aparece el final del cuento.

      Esperamos que te guste mucho!! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Once − seis =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>