LA PORCELANA

Cuento Infantil para niños y niñas, creado por: Renata H

Un día más en el bosque se levantó Ricky de la cama como de costumbre a bañarse y durar una hora frente al espejo preparándose para ver a sus amigos.

– Hola ¿cómo están chicos? – dijo Lila muy alegre de verlos.

Ricky Pensó: – que mal están vestidos  ¡Lila siempre de lila, uh! Y como para variar este gordito de Roke más descuidado con su camiseta beige aunque diga que es blanca.

Cuentos infantiles - El leon y el viento

-¿Vamos a ir a la fiesta de esta noche?

– No, Roke, ni en sueños.

-¿Por qué no?  -dijo Lila inocente de lo que pasaba por la mente de Ricky

-No los tolero siempre tan mal vestidos, ordinarios….

-Pero, así nos vestimos nosotros.

– Si, lo sé, pero pueden recibir mis consejos, como por ejemplo: cambiarte esa camiseta, tú  dices que es  blanca y se ve beige de lo sucia que esta.

-Otra vez con eso, yo no sé tú Roke pero ¿cómo permites que te ofenda de esa manera?

-Para ti también hay sugerencias Lila siempre del color lila ¿por qué no te vistes comomás  sofisticada?

-¡Puf, vámonos Roke, déjale!

Más tarde en la fiesta……

-Mira Lila es Roke

– No, que no venía.

– Si, ¡pero mira con quien esta!

-¡Con Leoncito como siempre; agitando su melena, pantera y tigre con su gran mirada!

– Hola a todos, que bien que viniste Ricky, – dijo Roke tratando acercarse a él.

-¿Perdón y tú quién eres? -dijo leoncito azotándole con su melena en la cara a Roke.

– ¿Qué haces hablando con ellos?

– Ay, mira quien llegó, ¡la coneja!

– Sí pantera, son los amigos de Ricky.

-¿Bien, lo que dicen tigre y pantera es verdad Ricky? Porque de ser así……

-¡Claro que no!, ni los conozco, yo amigos de esos animalejos….

– Vámonos allí. -Dijo Lila a Roke mirándoles de mala manera.

Todo no era de color de rosas y era el turno de Ricky.

-¡Ricky tráeme más jugo de hojas verdes!

-Si ya voy leoncito

– Y a nosotros dos limonadas de tus nueces.

– ¿Qué?

– Ahora resulta que no oye bien.

– Déjame a mi pantera, ¡de tus nueces! ¿O es que no has recolectado suficientes?

– Pero son para mí.

-¡Olvídate desde ahora que es para ti, todo lo tuyo va ser de nosotros! ¿Entendido?

tigre-cuentos-infantiles-cortos

-Uff – murmullo Ricky dirigiéndose a la puerta de la cocina para preparar lo que le habían pedido

Y así fue por varios días hasta que le pidieron que quemara la ropa de sus amigos, pues en esa diablura accidentalmente quemo la casa de Lila.

–  Bien nos saliste más malo que nosotros

– No leoncito, esa no era mi intención, ustedes me ordenaron que lo hiciera.

– No, tú lo hiciste ¿verdad muchachos?

– No, ustedes también tienen la culpa y me van a ayudar a recuperar la casa de Lila.

– Jajja, ni se te ocurra decir que nosotros te ordenamos hacer eso, porque lo negaremos.

– Sí, además ¿quien trató mal a esos chicos?

– Ricky. -Respondió la Pantera.

– Jea, que genial soy.

– ¡VASTA USTEDES SON DE LE PEOR! – tiró la bandeja que sostenía con sus patas delanteras pegándole a Leoncito en una pata.

– ¡RUUAAA. ¡Hagan algo no se queden hay parados! – rugía el supuesto valiente león del dolor, sus dos secuaces muy apurados con carcajadas intentaban calmar su dolor.

Ya en casa, Ricky comenzó a hacer su maleta con intenciones de irse muy lejos de allí. Moviendo cosas de un lado para otro se le cayó  de las patas delanteras una porcelana que le ha regalado Lila en su cumpleaños, y de inmediato recordó lo que le había dicho aquellas ves:

-‘’Una amistad rota es como una porcelana rota; tienes dos opciones; intentas pegar los pedazos o los botas, pero si los pegas tienes que admitir, que ya nadie la va admirar ni la van a querer tener, porque está dañada y se va ver muy fea.’

– ¡Pero si boto la perderé por completo!

– Esas son las consecuencias de dañar algo, mi querido amigo.

Con esas palabras rondado su cabeza sabía que ya no podía hacer mucho, ya había perdido esa amistad pura que le habían ofrecido.

Dejó una nota pidiendo disculpas a sus dos amigos; quizá ya muy tarde pero aceptó ser humilde por primera vez, dejó claras especificaciones que su casa de ahora en adelante pertenecería a Lila.

Y a los malévolos de Leoncito, tigre y pantera los expulsaron del bosque, después de obtener no sólo la declaración escrita que había dejado Ricky sino muchas más de los animales del bosque.

FIN

Moraleja: Ten en cuenta que cada ser es como una porcelana; si no la cuidas y no lo tratas bien puedes llegar a romperla, siendo esta porcelana tu amigo, tu amor o tu familia.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

3 pensamientos en “LA PORCELANA

  1. gabriel morales

    Son muy buenos los cuentos cortos para leerselos a mis hijos y comprender lo que enseñan para la reflexión. Gracias por seguir publicando cuentos así, gracias

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

5 × dos =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>