cuento-infantil-la-paz-paloma

LA PAZ ESCONDIDA

Cuento Infantil para niños, escrito por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Sebastián y Victoria eran dos campesinos que toda su vida la habían dedicado a la crianza de palomas mensajeras, y a un pequeño campo de olivos, que los abuelos de Sebastián y los bisabuelos de Victoria, habían cultivado con mucho mimo hacía muchísimos años.

El pueblo donde vivían era una aldea muy tranquila, que se llamaba La Paz Escondida, y la pareja era muy feliz con la vida que llevaba. Sus rutinas de campesinos eran suficientes durante el día para ocupar sus mentes, y su trabajo diario les satisfacía enormemente.

cuento-infantil-la-paz-paloma

El nombre del pueblo no era casualidad, y tanto Sebastián como Victoria se sentían muy orgullosos de aportar la mayoría de su significado.

Las palomas que ellos criaban eran las que el día de la Paz, el 30 de enero, salían volando con una ramita de olivo en el pico, de los que ellos habían heredado y cuidado, hacia todas las partes del mundo, como símbolo mundial de la paz.

Durante muchos años la rutina había sido esa, los campesinos se dedicaban a cuidar los olivos, podarlos, regarlos y limpiar todas sus hojas, y a criar las palomas, dándoles el mejor alimento de la tierra. De esa forma, todos los días 30 de enero de todos los años, salían miles y miles de palomas de La Paz Escondida, con las ramitas de olivo verdes y brillantes.

Un año, ante la sorpresa de Victoria y Sebastián, los olivos no estaban teniendo el mismo color verde lustroso de años anteriores, ni las palomas estaban tan espabiladas, solo faltaba un día para celebrar la paz, y los campesinos veían arruinarse su vida por momentos.

Esa noche se fueron a dormir muy preocupados, de hecho, estuvieron todo el rato dando vueltas a las posibles soluciones a ese gran problema. Pensaron en todo, habría que cambiar el nombre de la aldea, ellos deberían dedicarse a otras cosas, o incluso tendrían que salir de allí, como nómadas y buscar la suerte en otros pueblos.

Al final el cansancio pudo con ellos, y se quedaron plácidamente dormidos. Cuando despertaron con la preocupación del día anterior, y el mal humor de quien lo ha perdido todo, no se dieron cuenta de los cambios que habían acaecido durante la noche, y solo al salir a la calle, se miraron sorprendidos mientras contemplaban una estampa imposible de imaginar.

Sus olivos estaban cubiertos de sus palomas, ya todas preparadas con la ramita en el pico, y además estaban todas ellas unidas por las patas, también con ramitas de olivo, haciendo una cadena blanca y verde, que cuando la primera paloma comenzó a volar y se desplegó aquella hilera de palomas atadas, la longitud de la cadena que alcanzaba la vista a ver, se perdía por el horizonte.

Los campesinos saltaban de alegría al ver que a pesar de que ellos no habían podido salvar los frutos de su trabajo, la paz tenía tanto poder en el mundo, que no se iba a quedar sin celebración. Para ellos fue un día de descanso merecido después de tantos y tantos años de dedicación y esmero, y no por ello dejaron de trabajar.

A partir de aquel año, la paz siempre se celebraba con ilusión, amor y mucho trabajo, y si algún año las heladas o el granizo hacían de las suyas, Sebastián y Victoria sabían que los olivos se salvarían por ser fuertes y valientes, y las palomas se criarían tan comprensivas que a pesar de comer menos trigo, seguirían creciendo bellas y fornidas.

El misterio de aquel pueblo donde la paz se escondía para salir al descubierto el día 30 de enero de cada año, era que el resto de los días del año, la paz era el motor que movía a sus habitantes para trabajar en equipo, vivir con ilusión y hacer feliz a los de alrededor en cada momento.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest,… o por Email, con los botones que puedes ver justo debajo. Gracias.

Valoración del cuento
  • Redacción
  • Historia
  • Enseña Valores
  • Educativo

Resumen

Cuento Infantil de unos campesinos que cuidaban el campo y sus palomas mensajeras. Los 30 de enero hacían volar a las palomas celebrando el día de la paz.

4.8
User Rating: 4.7 (12 votes)
Sending

Un pensamiento en “LA PAZ ESCONDIDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

diecinueve + catorce =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>