LA MUELA ADELINA

Cuento Corto Infantil para niños, escrito por: Grilo

Había una vez una muela llamada adelina. Adela era su propietaria, una niña muy guapa, simpática y sonriente pero muy muy golosa.

Adela, se levantaba desayunando bollería, merendaba de igual forma, tomaba varios refrescos con azucar y masticaba sin parar todo tipo de chicles y chucherías.

Cuentos-infantiles-Lavarse los dientes antes de dormir

Su madre le reñía todos los días porque después no quería comer los ricos y sanos guisos que ella preparaba en casa.

Hasta que un día, tuvo que llevarla al dentista de urgencias, pues notó un pinchazo que vio estrellas azules, relámpagos y descargas eléctricas en su cerebro. Era el nervio de su muela premolar, de Adelina, que transmitía las ordenes y quejas a su cerebro.

Adelina, ya no podía más.Tantas chuches, bebidas carbonatadas y chocolate habían destruido su capa externa, el esmalte y producido una caries.

¡Se le había picado!. Pobre Adelina.

El esmalte, que a pesar de ser durísimo, no aguantó las reacciones químicas de los azúcares y burbujas de los refrescos.

El dentista le limpió la zona afectada con una especie de lijadora que hacia:¡chiiii!, y le colocó una pasta para sellar la picadura,es lo que llaman un empaste, para taponar la herida y evitar la infección de la dentina de adelina. Pues, de no repararla a tiempo, Adelina habria muerto en poco tiempo y con muchísimo dolor. No en vano, Adelina era su muela preferida, con la que abria los refrescos. Un poco bruta era Adela, pero creía que sus dientes y muelas eran indestructibles.Y no se los cuidaba en absoluto.

Pero su cambio radical no fue por el dolor y el pinchazo de la anestesia, fue porque en la sala de espera,conoció a un tipo elegantemente vestido de Armani y una señora con una sonrisa horrible, horrible y repelente, tenían unos dientes largos y amarillos de bruj, encías infectadas y dientes picados; todo efecto del tabaco, del café, del azúcar, de las copas y quien sabe que cosas más.

La cuestión es que le produjo tal repugnancia, tal impresión, que al llegar a casa tiró las chuches que le quedaban y le prometió una vida sana a su muela Adelina, que desde entonces, recibía a diario cuidados especiales y mimos.Varios cepillados, masajes con su lengua, con hilo dental, enjuagues de fresa y menta, revisiones periódicas para mantenerla en plena forma.

Chica lista Adela,
que aprendió la lección,
le causó mas impresión la vista,
que la inyección.

Los dientes, nuestra sonrisa: Son nuestra mejor carta de presentación. Con una sonrisa en un instante sabemos si quien tenemos delante es aseado, cuidadoso, sano o no. Como los anillos de un árbol, cuentan la vida que hemos llevado, haya sido buena, regular o mala vida.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest,… o por Email, con los botones que puedes ver justo debajo. Gracias.

  • Redacción
  • Historia
  • Enseña Valores
  • Educativo

Resumen

Cuento Infantil de una niña muy golosa, que no se preocupada de sus dientes. Por despreocupación, una muela se le picó y le dolía, tuvo que ir al dentista.

4
User Rating: 3.3 (6 votes)
Sending

3 pensamientos en “LA MUELA ADELINA

  1. Jesus

    Nunca había leído un cuento de dentistas. Muy bueno el tema y añadir que tienes toda la razón. Si buscas trabajo, tus dientes, tu aspecto, también forman parte de tu curriculum vitae. Tan importante o más que el académico.

    Responder
  2. Jacky

    Me agrado que sea muy realista para que los niños comprendan que deben cuidar sus dientes y ademas como mama al contarlo lo puedes adaptar a la vida real del niño para que se identifique y el mismo capte mejor el mensaje.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Doce + 2 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>