LA HORA DEL BOCADILLO

Cuento Infantil para niños/as; escrito por: Alejandría

Había una vez un colegio, un colegio en una ciudad cualquiera, grande, pero una ciudad cualquiera. Y allí, al igual que en todos los colegios, estudiaban numerosos niños.

Todos eran diferentes, pero a la vez todos eran iguales. Eran iguales porque todos eran niños y como ya sabemos nosotros, los niños no suelen discriminar a nadie y en ese colegio no lo hacía ninguno.

Cuentos-infantiles-El-examen-jaimito

Todos eran iguales, estudiaban, hacían sus deberes, leían en voz alta durante las clases (cuando el profesor o profesora así lo pedía) y salían al patio del recreo cada media mañana.

¿Qué cosa mejor que salir a jugar un rato con los compañeros? ¡Además esa hora era la hora del bocadillo!

Sin embargo siempre había un niño castaño, de pelo rizado, que no tenía “bocata” para comer; por lo que prefería sentarse sólo en un rincón, con los codos sobre las rodillas y la mirada apagada. Pero un día cambió todo, todo:

-¡Hola! ¿Quieres?

Le ofreció otro niño, moreno, de pelo liso y sonrisa jovial, tendiéndole parte de su merienda.

-¿No tienes hambre?

-¡Toma, sí! Pero de todas formas es mucho para mí. ¡Y cómo tú nunca comes…!

Los dos niños se hicieron muy amigos y desde ese día, nadie los ha visto separados. Resulta que el pequeño que no llevaba bocadillo era porque por culpa de algo que los adultos llamaban “crisis”, y de lo que no hablaban demasiado bien, su Papá pasaba todas las mañanas en casa y le había propuesto jugar a un juego: a ver si se ponía más fuerte que los otros niños sin llevar merienda a clase. A él no le importaba el juego, pero le parecía muy extraño; por lo que escogió jugar con el otro niño y sus amigos.

Nunca más hubo problemas y el niño gracias a sus nuevos amigos, no continuó jugando al juego con su Papá; porque había encontrado uno mejor: a ver cuál de los dos se comía su mitad de la merienda con mayor rapidez que el otro.

FIN

– Moraleja del cuento: Si tú tienes algo y otro niño no, anímate a compartirlo con él. Seguro que si él tuviera te habría dado a ti.

Valores del cuento: Amistad, compañerismo, generosidad, ayuda, colaboración, integridad.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

4 × uno =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>