LA GATA IMPACIENTE

Cuento Corto Infantil para niños, creado por: Ena Ramos

En un viñedo vivía la gata Deisy, la cual había sido regalada a una anciana llamada Carol, que tenía otras mascotas, el perro Filemón y el loro Paco, que hablaba con todos.

Todas las mañanas salía la anciana con sus mascotas a dar un recorrido por el viñedo y después los alimentaba, pero Deisy tenía un problema, que se llamaba impaciencia, la cual aparecía cuando doña Carol se retrasaba 5 minutos para hacer el recorrido de todas las mañanas.

cuentos-infantiles-cortos-gato

Deisy se quedaba de la tardanza de la anciana, y si la llamaban Paco o Filemón para que los acompañara decía ya no era hora y no iba.

En otra ocasión su leche estaba algo fría y no la tomó, así que su dueña le dijo:

– “Te la calentaré”.

Como tardó mucho en calentarle la leche,  Deisy la tiró porque estaba enojada de esperar, y le dijo a Filemón:

– “¡Ya se me quitó el apetito!”.

El loro Paco le comentó que un primo de él era tan impaciente y enfadica que nunca se casó, terminó solo y de tanto coraje que tenía enfermó.

Deisy se rió y dijo:

– “¡Pero si yo se manejar la situación! no soy gruñona ni impaciente”.

Filemon le contestó: – “Entonces, porque cada vez que te pones furiosa arañas los muebles y rascas en las flores haciendo enojar a doña Carol?”.

Y Deisy dijo: – “Ustedes no me comprenden porque no son felinos”.

Al día siguiente Filemón le propuso jugar en el viñedo a las escondidas, ella aceptó, Filemón esperó a que se escondiera para buscarla y Deisy se escondió detrás de unos arbustos, pero sintió que esperó mucho tiempo, así que decidió vengarse escondiéndose en un hueco al lado de un árbol y llego la noche, pero no podía salir era muy profundo y nadie salió a buscarla. La luna la alumbró y Deisy lloró, pero se tranquilizó y observó que había raíces de donde trepar, así que escaló hasta salir. Cuando llegó vio a Filemón dormido y el loro le dijo:

– “¿Donde estabas? te enojaste, seguramente por eso desapareciste”.

Ella contesto inclinado la cabeza.
Al día siguiente les contó lo que había pasado y la lección que obtuvo, que el desesperarte te impide pensar y mantener la calma, ocasionando que nadie te soporte y se alejen.
Después de ese episodio Deisy tuvo más amigos y aprendió a ser más amable y no tan impaciente.

FIN

– Moraleja del cuento: “Si te impacientas dos trabajos tendrás, enojarte y contentarte, por eso a la paciencia debes consultar”

– Valores del cuento: Paciencia. Respeto. Comprensión. Amistad.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+,… o por Email, con el botón correspondiente a cada red social. Gracias.

  • Redacción
  • Historia
  • Enseña Valores
  • Educativo

Resumen

Cuento Infantil de una gata que era muy impaciente, se enfadaba si la gente se retrasaba. Comprendió que hay que ser comprensivos, si no perderás amistades.

3.3
User Rating: 5.0 (1 votes)
Sending

2 pensamientos en “LA GATA IMPACIENTE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

1 × dos =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>