LA EXCURSION DE SAMANDA Y AMELIA

Cuento Corto para niños; escrito por: Adele

Estas son dos niñas llamadas Samanda y Amelia. Ellas viven en un país muy lindo, llamado Venezuela. Tiene bosques, playas, selvas encantadas, amaneceres con crepúsculos hermosos; que dan infinitas formas a sus nubes. Ellas se divierten, adivinando la secretas figuras que se dibujan en el cielo.

cuento-nino-bosque


También en este país hay médanos, donde ruedas por su delgada arena y al final estás lleno de ella.
Samanda y Amelia se divierten en sus pueblos frescos y acogedores, con su comida suculenta y dulces exquisitos, como el dulce de lechosa y un sin fin de ricuras para el paladar.

Su abuelo suele contarle anécdotas divertidas, y ellas no paran de reír. Les dice:

– Por esos predios solía yo ir, en las madrugadas aprovechaba la tranquilidad del mar, solo para mí. Solo estaban los pescadores, y las señoras que recolectaban conchas para hacer delicias del mar, fáciles de tentar a cualquier paladar.

Y ellas , curiosas, preguntaban: – ¿Cuando nos vas a llevar a esa playa divina, de aguas mansas, como dices tú?

Era divino escuchar los relatos y los rostros de Samanda y Amelia, llenos de curiosidad, preguntaban y preguntaban al abuelo sin parar; y éste con santa paciencia, más relatos les hacia llegar.

Ellas ya comentaban a sus papás que estaban preparando sus mochilas para andar por esos bellos senderos llenos de libertad, que su abuelo Don Guillermo, no paraba de contar. Sus Padres les decían que les parecía muy bien la idea, pero antes tenían que cumplir con sus tareas escolares, para disfrutar a pierna suelta y sin nada pendiente, de esas excursiones. Samanda y Amelia muy contentas lo tenían todo ya preparado; cámara fotográfica, repelente de mosquitos, gorras para protegerse del sol y gafas. Ropa cómoda y botellas para hidratarse bien durante los recorridos largos. Llegó el día de la esperada excursión, contentas y sonrientes iniciaron el recorrido.

Selva, mar, montañas, que experiencia tan extraña, vegetación hermosa, verdes en diversas intensidades. Aguas con tonos y temperaturas varias. Aves, monos y una diversidad de animalitos en esta selva inmensa y bella. Cada una lleva un diario, donde plasmaba cada zona, con palabras bien descriptivas, para que no se les olvidase nunca que estuvieron por esos sitios tan hermosos e impresionantes. Recolectaban ramitas y hojas sueltas para pegarlas en los cuadernos y después contar a sus amigos lo que vieron en todos los sitios que recorrieron.

Al final de este paseo, encantadas las dos le propusieron a su abuelo, que para la próxima excursión, ellas le llevarían a un sitio, donde las nubes cambiaban de color. Y el abuelo encantado les sonrío, y les dijo:

– Claro que sí! Yo mientras tanto escribiré, sobre esta divertida excursión, las semblanzas de mis nietas lindas que tengo yo.

Besos y abrazos dieron por terminado el momento más divertido para ambas generaciones.

FIN

Moraleja del cuento: La enseñanza de un cuento son los valores de la familia, del hogar, la responsabilidad, etc. La mayor ventaja educativa, sin duda , es la capacidad que tiene un cuento de transmitir valores.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

3 pensamientos en “LA EXCURSION DE SAMANDA Y AMELIA

  1. miraida del valle ruiz

    Me encanta este tipo de estrategias educativas, pues me alegran también a mi que soy maestra de educación preescolar, sueño con esas historias, creo que cuando las leo me vuelvo niña otra vez, a pesar de tener ahorita pasados los 50, gracias por sus publicaciones.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

uno × cinco =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>