LA CALABACITA MAGICA

Nuevo Cuento Corto para niños, creado por: Gabriela Tamariz Gómez

Había una vez en una granja un gran sembrado de calabazas que se preparaban para la gran festividad del Día de los Santos.

Todas las calabazas eran perfectas para decorarlas, ser comidas como dulces, etc. Ellas sabían que ese era su destino y estaban conformes con ello, ser el centro de atención por lo menos unos días en el año.

Cuentos cortos-el hada del bosque

Hablaban de lo bonitas que se veían una a la otra y que su tamaño era el adecuado. Cerca de ellas, en el rincón estaba una enorme calabaza que el granjero dejó a un lado por ser diferente a las otras, era grande, con las rayas desigual, descolorida y arrugada. Ella estaba triste y se cubría con sus propias hojas, sabía que era diferente a las demás y que por eso no cumplirá el mismo destino de las demás calabazas. Se sentía insignificante a pesar de su tamaño.

Esa misma noche deseó con todo su corazón de pepita, que ocurriera un milagro y que fuera tan importante como las demás, aunque sea solo un momento. Enseguida apareció el hada de las calabazas y le dijo:

- ¡No te sientas mal, tú eres alguien muy especial! Tú estás destinada a hacer feliz a todos los niños del mundo y te llenarán de sorpresas. Y por esa razón, les darás una emoción especial y gran alegría.

Enseguida ocurrió lo esperado y le dijo:

- Calabacín, calabazan, tú por siempre vivirás y en tus entrañas alegría repartirás.

Y de pronto ……¡Ooooooh, sorpresaaaa! La calabaza se había convertido en una bella y divertida calabacita plástica llena de caramelos del Día de los Santos, y ella estará presente en cada hogar donde exista un niño especial.

¿Será la calabacita mágica la que tú tendrás…..?

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

Compartir por WhatsApp

Deja un Comentario en este cuento

Siguiente Cuento¿POR QUE YA NO CANTAN LOS PAJAROS? - 1ª Parte