KATIA LA BRUJITA BUENA

Cuento Corto para niños, creado por: Daysi de la Caridad Garcia (Madrid – España) (10 años)

Una vez existió en Italia una bruja muy, pero que muy mala. Cuando los italianos la vieron la castigaron en una torre para que no saliera a hacer brujería, pero lo que no sabían era que antes había tenido una pequeña hija llamada Katia. Ella creció sola, por lo tanto, no sabía que tenía poderes.

Un día estaba jugando en el parque a la pelota, un niño elevó los brazos y sin darse cuenta estaba casi cerca de las nubes, miró para abajo y vio casi el mundo entero, y dijo:

bruja4

– ¡Estoy volandooooo!!!!!!

Enseguida regresó a tierra firme, fue a la casa de un anciano que desde que era pequeñita la cuidaba y la daba de comer. Necesitaba saber la explicación a lo que había sucedido. El anciano la dijo la verdad, que su madre era una bruja malvada y que ella heredó sus poderes.

Katia temía sus poderes ya que eran malos, pero el anciano la siguió contando que para ser mala tenía que haberse criado con alguien malvado, por lo tanto, si quería ser buena debía entrenarse bien porque tenía que derrotar a todos los seres mágicos que la quisieran hacer daño.

Cuando Katia estuvo lista para defenderse sola tuvo que irse a vivir a otra ciudad, lejos de todos sus conocidos. Ella no tenía un gatito mágico para que la aconsejara por el camino.

Cuando llegó se instaló en una casa donde vivía una familia muy muy pobre.  Encontró un trabajo para ayudar con la economía de la casa y colaborar entre todos. Allí hizo amistad con el niño de la casa, que tenía la ilusión de volar, pero como era pobre su familia no podían llevarle a viajar en avión.

Cuando Katia le dijo al niño que era una bruja él la dijo que le llevara a volar en su escoba, porque sino pensaría que es una bruja cobarde, que la da miedo las alturas.

Katia estaba desesperada porque si le decía un no por respuesta que perdería a un amigo. Y si lo llevaba a volar la descubrirían y también la castigarían como a su madre. No sabía que era peor, pero como era tan buena llevó al niño a volar, aunque corriera el riesgo de que la castigaran.

Los ciudadanos cuando la vieron llamaron a las autoridades y la llevaron castigada, en ese momento una luz se acercó a ella y la dijo que lo que había hecho era muy humano, así que la perdonó e hizo que aquel pueblo creyera en ella.

Katia nunca más se avergonzó de sus poderes y ayudó siempre en todo lo que ocurrieran a los ciudadanos.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

4 pensamientos en “KATIA LA BRUJITA BUENA

  1. Daysi

    Este cuento lo escribio mi nieta una niña cubana de 11 años, que reside en Cuba.
    Muchas gracias, por publicarlo, y espero les guste.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

8 + 16 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>