JACINTO Y LA SOMBRA ASOMBROSA

Cuento Infantil para niños/as, creado por: Ana Clara de la Barrera

Jacinto era un hombre solitario que dormía la mayor parte del día. Por las noches, su sombra aprovechaba el sueño profundo de Jacinto para salir y divertirse.

Una noche se desveló y vio que su sombra se escapaba por la ventana. Enojado, la esperó despierto hasta que la sombra volvió a la casa.

jacinto-y-lasombra-asombrosa-cuentos-infantiles-cortos

Cuando la sombra vio a Jacinto intentó correr hacia la puerta pero Jacinto la encerró en un frasco de vidrio.

Jacinto dormía y su sombra, en el frasco sufría.

– “Me gusta que estés a mi lado, pero sólo puedo ser feliz si tú también lo eres. Si tu felicidad está lejos de mí prefiero dejarte ir. Sé que voy a sufrir al principio, pero con el tiempo, me voy a sentir mejor”. – Le dijo mientras destapaba el frasco.

El día en el que Jacinto se reencontró con su sombra, el viento otoñal jugaba con las hojas secas. En una pared de ladrillos a la vista, la sombra, hacía reír a los niños de la cuadra con historias improvisadas. Jacinto estaba asombrado. Su sombra era asombrosa y la extrañaba:

– ¿Por qué no quería estar a su lado?

Miraba a su alrededor y cada persona que caminaba por el barrio tenía a su sombra atrás. Entristecido porque se sentía muy solo, el hombre sin sombra, dejó caer algunas lágrimas por su mejilla. De pronto, alguien se paró detrás de él y le dio un pañuelo. Era la sombra. Jacinto estaba confundido. No entendía por qué se había alejado, y mucho menos, por qué había regresado. La sombra, improvisó una historia que transformó las lágrimas de tristeza en lágrimas de alegría.

Jacinto se dio cuenta que la sombra no quería estar detrás suyo porque él ya ocupaba ese lugar. Se había convertido en la sombra del hombre que alguna vez fue. Desde ese momento, la sombra no vivió más a la sombra de Jacinto y él tampoco, a la sombra de sí mismo. Caminaban a la par. Estaban juntos porque querían y no porque un frasco les impedía escapar.

FIN

  • Moraleja: El amor puro es libre. No sirve un amor que se quede a nuestro lado porque los obligamos. A su vez, el amor, empieza por nosotros mismos. Amarnos y aceptarnos como somos para poder amar y aceptar.
  • Valores del cuento: Amor, libertad, la importancia del autoestima, imaginacion, amistad con uno mismo.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

3 pensamientos en “JACINTO Y LA SOMBRA ASOMBROSA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cuatro + 10 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>