ISABELLA

Cuento Corto para niños, escrito por: Claudia Baralla

El día que Isabella cumplió tres años, su mamá le compró una corona y un cetro de princesa para que los usara en su fiesta de cumpleaños.
La corona era plateada, llena de brillantes y una hermosa piedra azul en el centro, ademas estaba

cuentos-infantiles-cortos-la-reina-de-las-hadas

bordeada por una suave pluma amarilla, que tiempo después supieron que era de la cola de un pájaro mágico que vivía en el país de las hadas.

El bastón del cetro brillaba con rojos colores y en la punta tenía una gran esfera roja tornasolada que producía innumerables arco iris cuando el sol la iluminaba.

– Si no supiera que a esta corona y este cetro los compré en una casa de cotillón, diría que son joyas verdaderas. – Pensaba Florencia la mamá.

Además la esfera del cetro hacía un suave tintineo cuando era movido hacia uno y otro lado.
Florencia estaba ansiosa por llegar a su casa para darle el regalo a Isabella, sabía que ella se pondría muy contenta, porque le gustaba vestirse de princesa, y lo único que le faltaba eran el cetro y la corona. Cuando llegó a su casa con la bolsa en la mano, Isabella antes de darle un beso le dijo:

– ¿Que me trajiste mamá?

– Es algo para tu cumple, adivina que es.
– Mmmm, chupetines!!! – dijo Isabella.

– No – dijo la mamá. – Algo más grande.

¡Emmm, una muñeca!!

– No. – Le dijo Florencia.

– Un reloj!, – dijo la nena que ya se estaba estirando para agarrar el paquete. Cuando logró alcanzarlo, rompió el papel que lo envolvía y sus ojos se iluminaron, sintió que eran la corona y el cetro de princesa más hermosos que había visto. Le pidió a su mamá que le pusiera la corona, cogió el cetro con su mano izquierda y fue corriendo a su dormitorio para mirarse en el espejo. Y aunque no se había puesto su traje de princesa, ella se veía vestida con un hermoso vestido de color rosa, con encajes y volados.

– Mirá mamá, veníd rápido.

Florencia corrió hacia el dormitorio de Isabella, mientras le preguntaba:

– Que pasa nena, ¿porque gritas así?

– Mirá mamá, mirá que hermoso vestido tengo puesto!!!

Al entrar al dormitorio la mamá no podía creer lo que estaba viendo. Isabella tenía puesto el más hermoso traje de princesa que había visto jamás. La nena se reía sin parar, Florencia no entendía nada, Isabella creía en la magia, Florencia no sabía que estaba pasando.

– ¿Y ese traje Isabella?, -preguntó la mamá.

– No sé mamá, se puso solo, soy una princesa!!!, jugamos a las princesas?

– Pero yo no tengo traje mi amor.

– Yo te pongo uno, – le dijo la nena.

Y con la inocencia de quien sabe que la magia existe tocó a su mamá en un hombro con el cetro, y de pronto, ella también tenía un hermoso traje, de color celeste con moños y brillantes de todos colores que con la luz, al igual que el cetro de Isabella producía infinidad de arco iris, en la cabeza una brillante corona dorada con una hermosa piedra roja en el centro.

A Florencia se le caían las lágrimas.

– ¿Porque lloras mamá?, – preguntó Isabella.

– Porque estoy feliz.

– ¿Y porque estás feliz?

– ¡Porque la magia existe mi amor!

La mamá y la hija se abrazaron fuerte, riendo a carcajadas, y pasaron la tarde jugando en un bosque encantado.

FIN

– Moraleja del cuento: No perder la emoción de la fantasía. Conservar vivo el niño interior

– Valores del cuento: Alegría. Ilusión.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

3 pensamientos en “ISABELLA

  1. jenny elizabeth

    que cuentos mas tiernos, me emocionan y a mi hija le gustan mucho. Todas las noches le tengo que contar uno. Gracias amigos no se que hubiera hecho sin ustedes

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veinte − 14 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>