HIPO, LA MOCHILA MASCOTA

Cuento Corto para niños/as; creado por: Antero Silva

Hipo era una mochila algo especial, ya que mientras las demás querían ser compradas él quería ser una mascota, una mascota de verdad; quería ver cómo se siente ser querido por alguien; y eso lo encontró en Carolina.

cuentos-infantiles-cortos-mochila

Ella era una chica cándida, dulce y tenía la costumbre de reírse por todo. Cuando vio a Hipo le fascinó y lo compró de inmediato. Ella trataba a Hipo como si fuera una mascota de verdad, le hablaba de vez en cuando y él solo escuchaba y escuchaba, pero Hipo siempre le respondía con una sonrisa de oreja a oreja.

El primer día que lo llevó al colegio, atrajo la atención de casi todos sus amigos menos a uno de ellos, él pensaba que era algo ridícula una mochila en forma de animal y se rió de forma maliciosa.

Carolina tenía un compañero algo envidioso y apático,  pero ella era amable y tierna con él ya que le tenía confianza, pero él era una persona sin valores ya que aprovechaba cualquier momento para molestar a Hipo: limpiaba la pizarra, secaba la gaseosa derramada con su cuerpo, hasta fue capaz de meterlo en el cubo de basura. Además tuvo el descaro de culpar a otro sin medir las consecuencias y siempre hacia eso, ya lo tenía por costumbre. Nadie sabía porque se comportaba así.

Sus infamias ya habían llegado a un punto alto, ya que suspendieron a otro alumno por su culpa y él no tenía remordimiento alguno, encima se reía cuando estaba solo.

Un día poco antes del recreo Alex agarró a Hipo y lo volvió a meter en la basura y nadie lo encontró. Después, la señora de limpieza cuando hacia su labor lo encontró, pero ella no sabía si devolverlo o no, ya que la mochila estaba llena de lapiceros, colores, etc.

Hipo estaba triste y no paraba de llorar, se sentía muy solitario al no ver a Carolina por ningún lado. Cuando pasó dos días la señora lo pensó bien y decidió devolverlo.

Se rumoreaba que vieron a Alex tirando a Hipo a la basura, ella le reclamó. Hipo se sintió muy alegre al ver de nuevo a su amiga y pensó que aunque no era una mascota de verdad se sentía cómodo, ya que recibía mucho cariño.

FIN

Moraleja del cuento: Hay veces que podemos lograr mucho con poco que tengamos. Y además, tenemos que respetarnos los unos a los otros.

Valores del cuento: Respeto. Amistad. Comprensión. Confianza.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

13 + quince =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>