EN UN PAIS MUY LEJANO – 1ª Parte

Nuevo Cuento Infantil para niños, creado por:  Krzysztof Pracki

En un país muy lejano, tan lejano que es imposible encontrarlo  en ningún mapa. Estaba gobernado por un terrible brujo llamado Cristóbal donde vivía gente muy buena, trabajadora, simpática y cariñosa, pero muy aterrorizada por este malvado brujo; todos! excepto una pequeña niña llamada Andrea.

Era una muchachita muy guapa y con una sonrisa que provocaba que todo el pueblo la  quisiera mucho, aunque  tenía un carácter un poco rebelde, ya que no aceptaba ordenes de nadie y si la obligaban hacer las cosas de la casa las hacía sin ganas y desanimada.

Cuentos infantiles - el mago del paraguas magico

Andrea vivía con su madre Eva y su hermana mayor Sandra y alguien muy importante para la pequeña Andrea; una enorme gata llamada Luna, era negra y gordita, casi no podía moverse, la muchacha la quería mucho, y además amaba a todos los animales.

Era una familia muy tranquila, se llevaban bien con los vecinos, estaban muy unidas, hasta que a veces las hermanas se peleaban y discutían provocando nervios a su pobre madre, en realidad se querían mucho. Cuando empezamos esta historia Andrea tenía doce años y empezaba a madurar, a ser responsable y ayudar a su madre y hermana a  llevar la granja que tenían.

Trabajaban muy duro para pagar los impuestos al malvado brujo, que convirtió ese bonito país en un pueblo de esclavos. Sus aliados estaban sembrando el  miedo entre la gente y si alguien se atrevía a  protestar le llevaban al castillo y les castigaban sin salir.

Los jóvenes y niños pensaban que su pueblo había sido siempre así, solo algunos ancianos recordaban  la maravillosa época cuando el pueblo tenía una Reina, que gobernaba con mano dura, pero era justa con todos. Su nombre era Galatea, los ancianos contaban bonitas historias de aquella época, sobre su belleza, que para cada persona tenía una buena palabra, para ella no había diferencias entre los ricos y  los pobres, fue como una buena madre para todos sus habitantes.

Cristobal era su mano derecha, siempre humilde y dispuesto servir a su Reina, capaz de dar su vida por ella. Su aspecto físico era monstruoso, su carácter muy antipático, tanto que alejaba las personas de él, nadie podía entender como una  persona  tan bonita y tan buena, como era la Reina Galatea mantenía a su lado a alguien como Cristobal. Puede que por los mismos motivos que no juzgaba a la gente por su aspecto físico y  trataba a todos con la misma amabilidad.

El mismo día, cuando la pequeña Andrea encontró a su gata y la trajo a su casa, Cristobal anuncio la desaparición de La Reina Galatea y  dijo en su comunicado que durante la ausencia de su Majestad, él  iba a tomar el mando y sustituir a la Reina. Pasaron diez largos años desde la desaparición de la Reina Galatea, años llenos de miedo y humillación.

Justo en el décimo aniversario de la desaparición de la reina, Andrea iba a acostarse temprano como  hacia todos los días, cuando ya estaba en la cama le parecía que alguien la llamaba por su nombre, era una voz muy dulce y amable, la muchacha no sabía si estaba soñando o sufría alucinaciones, porque  aparte de ella en la habitación no había nadie más excepto la gata, pero los animales no hablan. Antes de cerrar los ojos, oyó de nuevo su nombre:

– Andrea, cariño no te asustes y no grites soy yo quien habla, tu gata, que has acogido con todo tu cariño y  has ofrecido tu casa, cuidando y alimentando durante diez largos años. En realidad no soy una simple gata como todo el mundo cree, en realidad soy la desaparecida Reina Galatea, que Cristobal usando la magia que descubrió robando el libro de frases mágicas que tenia escondido en palacio y nunca presente a nadie, no tengo idea como encontró ese libro pero ya es demasiado tarde para averiguarlo, debería haberlo destruido hace tiempo, pero a veces era muy útil, porque tenía  cosas buenas, no solo magia negra, en mis manos servía para ayudar a mi pueblo, en manos de Cristobal para destruir todo. Pero todavía podemos salvar todo tú y yo, se que lo que te pido te suena un poco raro, pero eres la única que me puede oír, pero no te molestes en explicar todo esto a los adultos porque no te van a creer, los únicos que pueden ayudarte son los niños y animales. A partir de esta noche podrás entender la lengua de todos los animales y gracias a este poder puedes conseguir toda la ayuda necesaria para nuestros planes. Puedes pedir ayuda. Lo que te pido va ser muy peligroso para ti y tus amigos, pero si deseas una vida mejor para tu familia y para los demás, lo harás, se que eres una muchacha muy valiente y con ayuda de los animales lo conseguimos.

-¿No sé si estoy soñando, pero veo que tu boca se está moviendo? -dijo Andrea.

– No, cariño no estás soñando, pero no se lo cuentes a nadie por nuestra seguridad. Porque la gente habla y los rumores pueden llegar a Cristobal.

Por unos minutos se quedaron calladas, pensativas. Andrea no podía creer lo que había pasado, mientras Galatea pensaba en todos los pros y los contras, sabía que no sería fácil, pero estaba llena de energía.

http://www.cuentosinfantilescortos.net/cuento-infantil-en-un-pais-muy-lejano-segunda-parte/?preview=true

Continuará………

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

2 pensamientos en “EN UN PAIS MUY LEJANO – 1ª Parte

  1. STELLA RAMIREZ

    La trama del cuento es buena, pero es escrito demasiado rápido, ya se que es cuento corto, pero parece que es para contárselo a mi mama, no para un niño, tal vez hace falta las ilustraciones, es como si contara una historia.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

19 + diecinueve =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>