ELENITA

Cuento Corto para niños y niñas; escrito por: Remedios

Elenita estaba muy contenta. Margery, la amiga de su mamá, había venido de vacaciones a casa y pasaría dos semanas con ellos.

Elenita era bastante presumida y se había puesto a conjunto con su vestido, un collar de perlas rosas y dos pulseras.

cuento-infantil-nina-olfato

Margery le había dado un beso y había dicho algo muy raro:

– “Oh, you look really beautiful!” – Pero después le dijo, con un acento extraño para Elenita:

– “Tú estás muy guapa”.

La mamá de Elenita le explicó:

– “Cariño, mi amiga Margery dormirá contigo en la otra cama de tu habitación, pórtate bien y sé buena”.

Elenita contestó: – “Claro mamá, tu amiga es muy sinpática y me cae muy bien”.

Cuando llegó la noche y todos se retiraron a dormir Elenita vió que Margery se ponía crema en la cara antes de ir a dormir. Ella le preguntó para qué era esa crema y Margery le explicó que era una crema para nutrir e hidratar la piel y que aunque era un poco cara ella la usaba para mantener su piel más sana y bonita.

A la mañana siguiente, cuando todos estaban desayunando, Elenita salió de su habitación, las caras de papá, mamá y Margery cambiaron de repente al mirar a la niña. Elenita no comprendía porqué todos tenían esa cara de sorpresa. Los ojos de ellos estaban totalmente abiertos y también sus bocas dibujaban una sonrisa contenida.

¿Qué estaría ocurriendo? ¿Por qué la miraban así?.

Papá rompió el silencio con una pregunta:

– “¿Elenita, qué has hecho?”

La niña en la oscuridad de su habitación había aprovechado que no estaba Margery y se había puesto crema en su cara y manos.

¿Pero… qué estaba pasando? ¿Por qué ellos sabían lo que ella había hecho en secreto? ¿debería ella decirles la verdad, o decirles una mentira?

Elenita se arrepintió de lo que había hecho y confesó:

– “Es que yo…” – A la vez que se disculpaba, miraba sus manos. – ” Me puse crema en mis manos… y…”

– “Tus manos están negras y la cara también”. – Dijo su mamá.

– “Pequeña”, – interrumpió Margery, – “has confundido la cajita de la crema para los zapatos con la cajita de crema para la cara”.

– “Elenita” – continuó mamá, – “cuando necesitamos o deseamos alguna cosa de alguien, debemos pedir permiso para usarla ¿vale, cariño?”.

– “Si mamá”, – respondió Elenita, – “hoy he aprendido la lección de pedir permiso y de ser honesta”.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest,… o por Email, con los botones que puedes ver justo debajo. Gracias.

Valoración del cuento
  • Redacción
  • Historia
  • Enseña Valores
  • Educativo

Resumen

Cuento Infantil de una niña que se fijó de lo que hacía una amiga de mamá y en lugar de untarse crema en la cara se dio crema de calzado. Todos rieron.

3.3
User Rating: 4.2 (12 votes)
Sending

Un pensamiento en “ELENITA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

1 × dos =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>