EL REINO DE HIELO – 1ª Parte

Cuento Infantil para niños, creado por: Salvador Olvera

Sólo con la imaginación, puede llegar a donde sea; vea cualquier distancia lejana, hemana, vibración de posesión y de vivir una nueva sensación.

Hoy… a una gran altura remonté, note y admiré la grandeza del planeta y de su velocidad que

cuento - rey midas

seincrementa. Sienta, bajar en cualquier punto, junto con otro tiempo… y vea que pasa:

El color blanco predomina, vientos fríos por doquier pasan, enrarecida atmósfera se siente encima y algunas construcciones al fondo se alzan. Observé por aquel lado… aquello se parece a un helado, se ha de llamar: El Palacio de los Helados.

El Palacio se une a la ciudad por un largo camino congelado. La ciudad se llama Saborín … que es gobernada por un Rey soberano.

El Rey Frío y su corte helada jamás tuvieron problemas de invasión. En aquel lugar de hielo ningún pueblo lograría la adaptación; pero si! celos originaba por su prosperidad, a sus Reinos vecinos: como a la Ciudad Templada, al Reino Derretido, a la Ciudad Escarpada, al Reino Lluvioso… y también al Caluroso.

El aniversario era un día especial de la Princesa Cremita, además de ser la mujer ideal por tener un corazón bondadoso, de entre todas las mujeres era la de más bello rostro.

Orgulloso por el aniversario de su hija, el Rey engalanado… un gran festejo había organizado; se acercaba el día, casi todo estaba preparado.

Alegría existía por toda la ciudad, y la emoción que se vivía era por la curiosidad, de ver a la Princesa Cremita, vestida en su majestuoso manto Real.

Casi en todas las familias llegaba el fin de lo ahorrado. Todos tenían que ir bien vestidos y por lo tanto muy perfumados. Esto no era obligado, pero si aquél iba bien vestido, el que no… según quedaría avergonzado.

En todos esa idea crecía, menos en un muchacho… quien triste se decía:

– De todos modos … estar ahí me gustaría. Todos lo conocían como el Vagabundo Fresco; arresto uno tras otro sufría, no por delito… si no por su franca justicia.

De ciertos lugares siempre era corrido porque la verdad decía. Aconsejaba superación con prudencia … para prepararse un futuro mejor. Cosa que a los poderosos perjudicaba, ya que deseaban que la gente del pueblo … se comportara como ellos deseaban.

Muchos pertenecían a la Corte Helada; todo se les hacia fácil … se sentían con la partida ganada.

Pero algo les perturbaba la tranquilidad, pues cada día se hacía mas detectable, de que el Vagabundo Fresco era honrado… y por sobre todo muy amable.

Teniendo la difícil tarea de sostenerla él con su abuelita vivía; apenas un sillón para mecerla… y un bocado como sustento de cada día. En lo transcurrido de su vida, sufrida siempre había sido; pero él se repetía:

– Para algo Dios me ha traído.

Tenía la convicción… de jamás matar a un ser vivo, sea por deporte o alimentación, deseaba que esto fuese prohibido.

Con desesperación les hacía ver su pecado a pescadores y cazadores; llegó a estar muy enojado con esa gente causante de tantos dolores.

Pedía arreglar de mejor forma las disputas personales; algún deporte con su norma… o llevarlas a verdaderos y justos tribunales. Sugería otro tipo de educación que despertase el verdadero interés del niño, y no como sucedía… el manejo de todos ellos a un sólo sentido.

La tristeza del Vagabundo Fresco se basaba en lo hace días sucedido, pues fuerte multa le fue impuesta por delito que no había cometido.

¡Pero, ah!…  eran días de fiestas, y si hacían o no el juicio a nadie le preocupaba; al gasto y al lujo… el pueblo se despilfarraba. El que lo había sentenciado pertenecía a la Corte Helada, y según lo  investigado… esta era la versión dada:

– Que a un rico mercader le había robado con arma en mano y cara tapada; y después de dejarlo golpeado, dio la clásica escapada.

Varios atestiguaron en su  contra… sin saber el motivo, que en su huída pronta lo habían reconocido. No se necesitaba mas si no pagaba una alta multa, sus huesos a la mazmorra… por muchos días irían a dar.

Su tristeza se acrecentaba, pues…¿Cómo pagaría? y por ende no presenciaría el recorrido por la ciudad, de la bella Princesa Cremita… motivo de esa festividad.

Continuará……………………………………

Si quieres ver la segunda parte del cuento, entra AQUÍ

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

3 × 5 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>