EL MONO Y EL AÑUGE

Cuento Corto para niños, creado por: Luis David Gamonal

Un mono, como todas las mañanas, iba al bosque a cosechar racimos de plátanos para alimentarse durante el día, y cuando cosechaba dichos frutos, muy confiadamente los dejaba debajo de la misma planta como solía hacer siempre para ir a cosechar más plátanos a las demás plantas refundidas. De pronto llegó por allí un añuge a buscar también algún fruto para alimentarse, y lo primero que vio fueron los plátanos abandonados por el simio, y el roedor no desperdició la ocasión, de inmediato se los comió.

Poco después volvió el mono a llevarse sus plátanos, pero se dio con la sorpresa que el añuge lo estaba disfrutando, y muy molesto el mono le reclamaba al roedor diciendo:
Cuentos infantiles - el mono y las piedras

– “¿Por qué te estás comiendo mis plátanos?”.

Y el añuge le contestó:. – “¿Cuales, mis plátanos?”.

– “Si yo los encontré tirados, además, si dices que son tuyos debiste aprovecharlo en el momento que lo cosechaste y no haberlo dejado abandonado para venir a recogerlo cuando se te antoje.

FIN

– Moraleja del cuento: Nunca dejes abandonado las oportunidades encontradas en el camino, ya que otro sin esforzarse mucho te lo puede quitar fácilmente.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+,… o por Email, con el botón correspondiente a cada red social. Gracias.

  • Redacción
  • Historia
  • Enseña Valores
  • Educativo

Resumen

Cuento Infantil de un mono que cosechaba racimos de plátanos, por ser descuidado, un día un roedor le quitó la cosecha y el mono aprendió la lección.

3
User Rating: 3.7 (3 votes)
Sending

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

catorce − uno =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>