EL LIBRO MAGICO – 1ª Parte

Cuento Infantil para niños, escrito por: María de los Angeles Morales Domínguez

Fidel es un niño al que no le gusta leer. Nunca lo verás con un libro en la mano. Su madre, su padre y su abuelo, le dicen a diario, lo bonito que resulta, coger un libro, abrirlo e introducirte de lleno en una historia, que te va a llevar a conocer interesantes personajes, lugares lejanos llenos

cuentos-infantiles-cortos-libro-magico

de encanto, etc. Estas palabras, no le interesan a Fidel, que se pasa el día jugando con la maquinita o viendo dibujos de la tele.

Su abuelo viendo que Fidel no cambia de actitud, decide hacer algo y lo primero que se le ocurre es ir a su librería favorita y comprar el libro más interesante y atrayente que halla en la misma.

Cuando se dirige hacia allí se encuentra con una joven que reparte folletos de una nueva librería que han abierto en la ciudad. Cuando la muchacha le da el folleto al abuelo de Fidel, este decide cambiar de idea e ir a probar suerte en el nuevo establecimiento.

Cuando el abuelo llega a la librería, se encuentra con un local muy grande, lleno de grandes estanterías, repletas de libros de todo tipo. Se dirige al vendedor, y le dice:

– Venía buscando un libro de aventuras, que fuera muy interesante. Es para mi nieto, al cual no le gusta nada leer.

– Tengo libros de aventuras de todo tipo: de piratas, de vaqueros, de marcianos, etc. ¿Cuál cree que le pueda gustar más? – dijo el librero.

– Pues mire no lo sé. La verdad es que mi nieto rechaza todo tipo de libros. Por eso necesito uno que sea el más, más interesante y atrayente de todos los libros del mundo. – Dijo el abuelo de Fidel.

– Bueno, tengo un libro que es un poco especial y que llego a mi familia hace mucho, mucho tiempo y que suelo prestar, no vender, cuando se trata de un caso extremo como el de su nieto. – Dijo el librero.

– Se lo agradecería mucho si me lo prestase y más si usted me lo recomienda. – Dijo el abuelo.

– Muchos otros niños, con este libro, han encontrado el camino hacia la lectura y su nieto seguro que será otro de ellos. 

El librero se dirige hacia una de las estanterías y coge un libro del último estante. Aparentemente, es un libro normal, como el resto de los libros, pero cuando lo abres, ves la diferencia. Por dentro todos sus páginas están en blanco. Esto sorprendió al abuelo de Fidel, que le preguntó al librero:

– ¿Por qué todas las páginas están en blanco?
– No pregunte el porqué, usted lléveselo y déselo a su nieto. Solo tiene que abrirlo y la magia comenzará – dijo el librero.
– ¿Así de sencillo? – dijo el abuelo de Fidel.
– Así de sencillo – dijo el librero.
– ¿Cuánto le debo? – dijo el abuelo.
– Nada, solo tiene que devolvérmelo cuando ya no lo necesite – dijo el librero.
– Así lo haré y muchas gracias – dijo el abuelo.

Cuándo salió de la librería, el abuelo de Fidel se dirigió directamente hacia su casa. Cogió el libro y lo guardo en un cajón del armario de su habitación y esperó a que Fidel llegara del colegio.
Cuando Fidel llegó, merendó, hizo los deberes y se fue directamente a ver una de sus series favoritas de la tele. El abuelo, aprovecho este momento, para hablarle y le dijo.

– Te he traído una cosa, la tengo en mi dormitorio ¿Me prometes que sea lo que sea vas a tratar de prestarle tu atención por un momento?

– ¡Claro que sí abuelo! ¡Te lo prometo! – dijo Fidel, pensando que sería un juego nuevo o el coche teledirigido que le gustaba.

– ¡Aquí lo tienes! Es un libro muy muy especial – dijo el abuelo a su nieto.
– ¡Oh! Abuelo ¡Pero si es un libro! Tú sabes que odio leer, solamente lo hago en el cole y porque mi maestra me obliga – dijo Fidel.
– Me acabas de prometer que le prestarías atención – dijo el abuelo.
– Es cierto, y lo prometido es deuda, pero solo un momento.  – Dijo Fidel.

Fidel fue a su dormitorio y dejó el libro encima de la cama. Sabía que tenía que cumplir su promesa, pero decía:

– ¡Es tan aburrido leer! Lo haré antes de irme a la cama, así del aburrimiento, me quedaré dormido rápidamente”.

Y así lo hizo. Después de cenar y ver un rato la tele, Fidel dio las buenas noches a su familia y se fue a su habitación. Cuando ya estaba en la cama, cogió el libro y lo abrió. Se quedó sorprendido cuando vio que no tenía nada escrito y pensó que era una broma del abuelo. Pero sucedió algo increíble, empezaron a surgir letras y más letras que iban formando palabras y más palabras que iban formando oraciones y así, de pronto el libro estaba escrito al completo. Esto picó la curiosidad de Fidel y empezó a leer la primera página. Nada más empezar, el libro saludaba y daba la bienvenida a una aventura increíble y en esa aventura, el protagonista, se llamaba Fidel. Animado, el niño comenzó su lectura y poco a poco fue introduciéndose en el relato, que trataba de un muchacho que viajaba a lugares lejanos, buscando un tesoro escondido. Cuál no sería la sorpresa de Fidel, cuando se vio dentro de un barco, en medio del mar, vestido de un modo muy raro, que se parecía mucho al disfraz de pirata que le habían regalo por carnaval.

– “¿Qué hago yo aquí?, estaré soñando, seguro que si cierro y abro de nuevo los ojos, me encontraré en mi cama y en habitación”. – Pensó Fidel.

Así lo hizo el niño pero cuando abrió los ojos, delante de él había un pirata con la pata de palo y el parche en el ojo, diciéndole:

– Capitán! tierra a la vista…

Esa aventura terminó encontrándose un gran tesoro y convirtiéndose Fidel en un gran señor.

A la mañana siguiente cuando Fidel despertó, se encontraba muy bien pero no tenía muy claro si lo que venía a su mente había sido algo que había vivido en realizad o al fin y al cabo todo había sido un sueño. Decidió no contar nada a nadie y tratar de averiguarlo, cuando llegara del colegio, abriendo de nuevo el libro y viendo que sucedía.

Continuará ……………………..

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

3 pensamientos en “EL LIBRO MAGICO – 1ª Parte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

tres × 5 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>