EL GRAN COCHE

Cuento Corto para niños, escrito por: Kenneth Suazo

Había una vez un coche que nunca conducía con cuidado, no le importaba si llegaba a lastimar a alguien o rompía algo que hubiera en el camino. Un día iba el coche por la carretera y de repente chocó con un árbol, en ese momento también atropelló a una persona que iba caminando por la

Cuentos infantiles - Mario y el coche electrico

acera. La señora que fue atropellada comenzó a llorar y a llorar porque le dolía mucho el golpe que el coche le había dado.

El coche se sintió mal por lo que había sucedido, se arrepintió de la forma de conducir que tenía y prometió siempre conducir con mucho cuidado. Un amigo le ayudó, le enseñó a como tenía que respetar las señales de tráfico, la velocidad, etc. En definitiva, aprendió una buena educación vial, un hábito que le ayudó muchísimo y nunca más tuvo ningún percance porque era muy prudente cuando conducía.

FIN

Moraleja del cuento: Siempre hay que conducir con cuidado ya que podría provocar un accidente.

Valores del cuento: Prudencia. Respeto. Responsabilidad. Perdón

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

11 pensamientos en “EL GRAN COCHE

  1. tzolkin

    Nos deja una buena lección sobre que no tenemos que tomar como un juego una responsabilidad muy grande como la que es la conducción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

uno × 5 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>