EL GORDITO HECTOR

Nuevo Cuento Corto para niños, creado por: Elizabeth Durango Hernandez

Erase un vez había un niño llamado Héctor, a él siempre le había gustado mucho la comida chatarra y las golosinas; y como su mama lo consentía mucho, siempre cumplía sus caprichos y le compraba todas las chuches que él quisiera.

Para desayunar Héctor comía cinco rebanadas de pizza con medio litro de malteada de fresa.cuentos-infantiles-cortos-el-gordo-hector

En el almuerzo se comía nueve perritos calientes con otro medio litro de malteada de chocolate.

Y para cenar devoraba siete hamburguesas grandes y un litro de gaseosa, él solo.

Y como nunca comió la comida saludable que hacían en su casa, Héctor se convirtió en un niño extremadamente gordo al punto en que apenas podía caminar para ir al colegio.

Todos en la escuela se burlaban de él pues en uno de sus pantalones cabían hasta cinco de sus compañeros de clase. No cabía en su silla del salón por lo que mejor se llevaba una hamaca, que colgaba en la pared del salón y ahí se sentaba a estudiar.

Héctor no tenía amigos, pues todos se espantaban y burlaban al verlo llegar porque creían que se los iba a comer, por eso sus compañeros le apodaron el gordito Héctor.

A veces Héctor se sentía muy solo y lloraba en algunas ocasiones, por eso se tragaba cuatro perritos calientes con tres gaseosas; con eso se ponía feliz.

Un día mientras almorzaba sus nueve perritos calientes y su medio litro de malteada de chocolate, Héctor se dio cuenta que si no se respetaba él nadie lo respetaría.

cuentos-infantiles-cortos-niños

Así que se termino de comer sus perritos y malteada y le pidió a su mama que no le comprara más comida chatarra; sino que le diera de la comida que hacían en su casa. Su mama aceptó feliz y desde ese día lo alimentó bien. En el desayuno le daba ensalada de frutas y jugos; en el almuerzo pescado, ensalada de pepino arroz y jugo de mango; y en la cena pollo con arroz y ensalada de lechuga. Así en poco tiempo el gordito Héctor se convirtió en un niño fuerte y delgado.

En el colegio corría más que todos sus compañeros y además todos querían ser su amigo y Héctor nunca más volvió a comer tantas chucherías.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

4 pensamientos en “EL GORDITO HECTOR

    1. Cuentos Infantiles Autor

      Hola!! Gracias por visitarnos!
      Todos los cuentos que publicamos están completos, si no has podido ver el final, tienes varias opciones: Darle a “Me Gusta” Facebook, Twitter, Google+ ó esperar unos segundos hasta que aparece completo.

      Esperamos que te guste mucho :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

17 − 10 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>