EL GATO MIEDOSO

Cuentos para niños escritos por: María Abreu

Había una vez un gato llamado Nino que le tenía miedo a la oscuridad. Era juguetón, amistoso y sobre todo le gustaba mucho la carne, por eso siempre soñaba con cazar y comer un manjar de ratas.

Cuentos infantiles - Caspy el fantasma

Una noche mientras su dueña la señora Rita veía la tele, el gato Nino se paseaba tranquilamente por el salón de la casa. Momentos después la señora Rita apagó la tele y acercándose a su gato le dijo:

_ ¡Dulces sueños gatito Nino!

Luego la señora Rita apagó la luz y se fue a la cama.

El gato Nino en medio de la oscuridad comenzó a mirar para todos los lados y de repente alcanzó a ver tres figuras blancas que se movían encima de una mesa y corrió hasta esconderse debajo del sofá pensando que estaba viendo a tres fantasmas.

En ese instante los tres fantasmas empezaron a moverse con piruetas y saltos sobre la punta de sus pies. Luego saltaron de la mesa y realizando movimientos de derecha a izquierda se iban acercando cada vez más al sofá. El gato Nino ahí debajo escondido sintió tanto miedo que sacó sus uñas intentando clavarlas en el suelo de madera para sentirse más seguro, y por momentos dejaba de respirar para que los tres fantasmas no lo detectaran; pero no pudo aguantar más la respiración y se le escapó un maullido.

La señora Rita al escuchar el maullido de su gato se levantó de la cama, fue al salón y encendió la luz.

En ese mismo momento el gato Nino descubrió que los tres fantasmas eran tres simples ratas blancas que practicaban su ballet. Entonces comenzó a correr detrás de ellas intentando atraparlas para comérselas y hacer realidad su sueño, pero las ratas fueron muy rápidas y se escondieron en un agujero de la casa.

El gato Nino al no poder atraparlas se subió en el sofá, se acercó un cojín y metió una patita por debajo y la otra por encima, recostó su cabeza y cerró los ojos sin dejar de pensar que esa noche había tenido la oportunidad de hacer realidad su sueño y no pudo, ya que el miedo le había impedido acercarse, oler, agarrar y comerse a las ratas.

Segundos después se quedó dormido un poco frustrado.

La señora Rita al ver que su gato estaba bien se marchó nuevamente a la cama y le dejó una lucecita encendida para que durmiera tranquilo.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí.

Compartir por WhatsApp

Deja un Comentario en este cuento

26 comentarios
  1. doris velasquez

    ay todos los cuentos . son buenos . y mas cuando dejama algo que aprender . sigan asi .

    • Adrián Valero

      Esta buenisimo me voy a llevar la tablet para la fiesta de halloween de mi amigo Raúl para contarles el cuento de
      Terror

    • Cuentos Infantiles Cortos

      Que buena idea! Esperamos que lo hayáis pasado muy bien en la fiesta.

    • javier

      no es de terror

  2. joaquin gomez

    chupa pija es un asquete lo que hacen taraditos y mongolitos no tienen cabeza para hacer cuento de chiquitos

  3. martina cairus arabeiti

    espantozo dediquensem a otra cosa boludos de mirda son unos grandulotes y los cuentitos de bambi que hacen son un asco tan grande que ya con berlos me dan asco

  4. samanta

    bu no me gusta llo kiero un cuento super chido

  5. LUIS

    ERARA MEJOR QUE AL GATO LO DEJARAN EL LACALLE

  6. angelica

    esta super la del gato miedoso esta de poca leed el cuento.

  7. Elizabeth olivares

    muy buen cuento me sirvio de mucho gracias por publicarlo i

    • cesar

      el cunto esta padre chido chido

Siguiente CuentoEDUCAR EN POSITIVO