EL ESCRITOR Y LA NUMEROLOGA

Cuento Infantil para niños y niñas, escrito por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Había una vez un niño que con apenas diez años escribía y redactaba como un auténtico profesional de la escritura. Desde muy pequeño parecía haber recibido ese don, y en ese momento formaba parte de su vida casi como si fuera un adulto.

Era un escritor nato, al que había que avisar para que descansara, jugara, comiera y durmiera, si por él hubiera sido, ni siquiera comería en todo el día, pero sus padres estaban pendientes de que la infancia que estaba viviendo fuera lo más adecuada posible a su edad.

Cuentos-infantiles-La-cuerda-y-los-ninos

Se llamaba Pancho, y escribía sobre cualquier tema y género, desde poesías infantiles hasta artículos de divulgación científica que publicaba en diversas revistas.

Pancho decía que todo lo que escribía era su pasión, y que lo único que necesitaba era un papel en blanco y algo para escribir para sentirse pleno y feliz.

Un buen día se despertó de mal humor. Algo en su interior le hacía sentirse raro y le paralizaba a la hora de escribir.

Pancho se lo tomó como un día de descanso, porque por mucho que intentara empezar a plasmar ideas, le resultaba imposible.

Así pasó el día, y al día siguiente lo mismo.

– “¿Será que ya no sirvo para esto?”, – se preguntaba Pancho muy asustado.

Sus padres intentaban tranquilizarle diciéndole:

– “Pancho, solo tienes diez años. Creemos que debes hacer cosas de niños de tu edad, y más adelante retomarás la escritura, cuando crezcas y disfrutes de tu niñez”.

El niño quedó convencido, y a partir de ese momento cambió los artilugios de la escritura por piezas de puzzle, rompecabezas y juegos educativos.

La calidad de vida de Pancho mejoró muchísimo, jugaba todos los días con sus amigos, aprendía cosas nuevas en el colegio, y además era el primero de la clase en temas relacionados con el lenguaje y la escritura. Así él mismo pudo comprobar que su don para escribir, era algo que nunca iba a perder.

Cuando cumplió 18 años, la confusión sobre a lo que dedicarse afloró en su cabeza. Parecía que después de haberse desvinculado de la escritura, que tanto le gustaba, ahora no tenía tan claro retomarla y llegar a ser un buen escritor, ¡Pancho estaba confundido!.

Pidió consejo a sus padres y a sus profesores, los cuales le dijeron que nadie mejor que él sabría a qué dedicarse el resto de su vida. Entonces, algo pasó que le hizo decidir lo más apropiado.

Su mejor amiga, Victoria, había tenido una vida similar a la suya pero en el ámbito de las matemáticas, también desde pequeña había estado dedicada plenamente a los números y los cálculos, y en un momento determinado comenzó a disfrutar de la infancia que le pertenecía.

Ahora Victoria y él se enfrentaban a la misma pregunta, – “¿a qué nos dedicamos en la vida?”.

Aún tenían tiempo de decidirlo, así que se fueron juntos de viaje de fin de curso con el resto de la clase. En el viaje lo pasaron divinamente, y disfrutaron de su merecida adolescencia, y al volver ambos tenían clarísimo su futuro profesional.

Pancho y Victoria eran tan amigos que se hicieron inseparables, juntos iniciaron un negocio pensado para niños, relacionado al mismo tiempo con las letras y los números.

El incipiente escritor de relatos de todo tipo, ya no estaba tan confundido como lo estaba al principio, ahora sabía cual iba a ser su destino en la vida, y quería compartirlo con todos aquellos que siempre le habían apoyado.

El negocio que abrieron tuvo mucho éxito entre todos los niños de la zona donde vivían Pancho y Victoria. Victoria era la animadora de las actividades infantiles, y Pancho gestionaba el centro organizando esas actividades.

Ambos eran muy felices, y se dedicaban a lo que querían aunque de una manera encubierta. Victoria animaba las actividades con numeraciones, operaciones y algoritmos que nadie entendía, y Pancho se comunicaba a través de la escritura y conseguía grandes negociaciones por su formar de expresarse y escribir.

Finalmente comieron perdices y tuvieron muchos hijos, a los que les encantaban las matemáticas y la escritura. La confusión que sintieron en un principio nunca más les invadió al tener que tomar ninguna decisión, eran personas fuertes, con fuerza de voluntad, y muy muy muy felices.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest,… o por Email, con los botones que puedes ver justo debajo. Gracias.

Valoración del cuento
  • Calidad de Redacción
  • Calidad de la Historia
  • Enseña Valores
  • Educativo

Resumen

Cuento Infantil de un niño que tenía un don, escribir como un profesional. Se hizo amiga de una niña que era buena en las matematicas. Fueron felices juntos

4.8
User Rating: 3.7 (9 votes)
Sending

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cinco × 2 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>