EL DON DE LA MUSICALIDAD DE PETER

Cuento Infantil para niños; creado por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Peter era un niño muy disciplinado con las nuevas tecnologías de la información, desde muy pequeño siempre le había gustado estar conectado a un ordenador, e investigar todo aquello que no entendía.

Sus padres estaban emocionados al tener un hijo tan aplicado en esos temas, que ellos habían empezado a usar habitualmente al empezar a trabajar hacía unos 15 años, porque antes dicha tecnología no se conocía.

cuento-infantil-flauta

Un buen día, Peter comenzó a teclear en su ordenador, ya que quería escribir una felicitación de Navidad a su familia lejana, y de repente en vez de salir letras, lo que salían eran notas musicales. Se iban uniendo unas a otras, hasta que sin darse cuenta, Peter había creado una preciosa melodía sobre las nuevas tecnologías.

Cada vez que Peter se sentaba a escribir, lo que realmente hacía era componer música. Las melodías eran perfectas, y todos los compañeros de Peter en la escuela, compartían con él la alegría de ser tan creativo, y de una manera tan original.

Un día Peter se despertó muy cansado, sin ganas de componer música, y sin ganas de escribir en el ordenador. Todos a su alrededor se preocuparon mucho, y Peter que podía intuir lo que le pasaba, intentó solucionar el problema por sí mismo.

Con la excusa de que tenía mucho sueño, comentó que se quedaría en su habitación durmiendo. Cerró la puerta y tal cual entró, se sentó delante de su tablet y comenzó a teclear en ella. La melodía que salía de aquel aparato estaba un poco afónica, Peter con ese gesto estaba comprobando que realmente le pasaba algo.
Entonces se le ocurrió una idea buenísima, en vez de teclear en cualquier tablet u ordenador, intentaría componer música en instrumentos musicales auténticos, y como en su cuarto tenía una flauta dulce, y un triángulo, se puso con ellos a practicar.

¡De repente, la puerta de su habitación se abrió con mucha suavidad!, eran sus padres que estaban oyendo la melodía que salía de aquellas cuatro paredes. Llegaron hipnotizados guiados por el cautivador sonido de la música.

Fue cuando se dieron cuenta de que su hijo era un auténtico portento musical, que tenía el don de la musicalidad desde niño, pero que se había ocultado detrás de la tecnología, y por eso no habían sabido canalizarlo adecuadamente con anterioridad.

A partir de ese momento, Peter se convirtió en el niño mejor dotado de habilidades musicales y tecnológicas. Con el tiempo fundó su propia empresa, a la que llamó: “La tecnología de la música y las emociones”.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest,… o por Email, con los botones que puedes ver justo debajo. Gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

dieciocho − 12 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>