EL COCHE PARLANTE

Cuento Infantil para niños, escrito por: María de los Ángeles Morales Domínguez

Había una vez un niño que se llamaba Juan. Él tenía un coche de juguete con el que iba a todas partes, era su juguete preferido. Un día que estaba jugando en casa con su coche, escuchó una voz que le decía:

– ¡No me lances tan fuerte! ¡Puedo romperme!cuento-infantil-juguetes-coches

Juan miró a un lado y a otro para ver de dónde salía esa voz. No había nadie en la habitación, estaba él solo.

– ¡Eh! ¡Eh! ¡Qué soy yo! ¿No me ves? ¡Aquí abajo! – decía la voz.
Juan miró hacia abajo y descubrió que era el pequeño coche el que le hablaba. Y entonces dijo:

– Pero, ¿Tú puedes hablar?
– Sí, como tú. – dijo el coche.
– Pero ¡los coches no hablan! – dijo Juan.
– Yo si. – dijo el coche.

Juan se puso muy contento y a partir de ese momento, el niño y el coche, mantenían largas conversaciones y se divertían mucho.

Un buen día, cuando Juan regresó del colegio, fue directo a su dormitorio para ver a su amigo el coche, y le preguntó que tal había pasado el día, pero el coche no le dijo ni palabra.

– ¿Qué te pasa? Querido amigo. – dijo Juan al coche.
– Estoy un poco triste, porque cuando tú te vas, no tengo ningún amigo con quien charlar.

– No te preocupes, yo te voy a traer algún amigo que te haga compañía. – dijo Juan.

Al día siguiente Juan fue a la tienda de juguetes y con sus ahorros, compró una bonita furgoneta, un camión muy grande de color rojo, una moto de carreras, un barco velero y un gran avión de color amarillo. Juan se gastó todo su dinero.
Cuando llegó a casa, fue corriendo a presentarle al coche sus nuevos amigos, pero se llevó una gran decepción cuando ninguno de ellos le habló.

– ¿Qué sucede? No hablan. – dijo Juan.
– Normal, el hada de los juguetes no los ha tocado con su varita mágica. Hay que llamarla para que venga – dijo el coche.

– ¿Y eso como se hace? – dijo Juan.

– Muy fácil, hay que decir las palabras mágicas que son: pipipi popopo runrunrun, hada de los juguetes !APARECE YA! – dijo el coche.

Juan dijo las palabras mágicas y al momento llegó el hada de los juguetes montada en un bonito coche de carreras.
– ¡Aquí estoy! ¿Quién me llama? – dijo el hada.
– Te he llamado yo– dijo Juan.
– ¿En qué puedo ayudarte?– dijo el hada.
– He comprado juguetes nuevos para que hagan compañía a mi amigo el coche, pero no hablan. ¿Puedes hacer que hablen? – dijo Juan.
– No hay problema, pero tienes que hacer una cosa antes. Veo que tú tienes muchos juguetes y hay otros niños que no tienen ninguno. Tendrás que regalar uno de ellos a un niño o una niña que no tengan con qué jugar.
– Me parece bien, es justo – dijo Juan.

Juan decidió regalarle el barco a su amiga y vecina Tana con la que jugaba algunas veces cuando bajaba al parque. Tana no tenía juguetes, ya que en su casa tanto su papá como su mamá se habían quedado sin trabajo y el poco dinero con el que contaban, era para comprar comida, ropa, etc. Cuando Juan le dio a Tana el barco, ésta se puso muy contenta, ya que en el parque había un estanque, donde podían jugar con él.
Después de hacerle el regalo a Tana, Juan volvió a casa y el hada que lo estaba esperando, sentada en su coche de carreras, fue tocando con su varita mágica cada uno de los juguetes que había comprado Juan. Al momento empezaron a hablar.

– ¡Hola! – dijo la furgoneta.
– ¡Buenas tardes! – dijo el camión.
– ¿Qué tal?- dijo el avión.

Así fueron presentándose cada uno de ellos. El coche estaba feliz y Juan también, ahora tenían un montón de amigos con los que jugar y charlar.
A partir de ese momento, Juan se hizo muy amigo de Tana. Con ella pasaba largos ratos jugando en el parque con los juguetes parlantes.
Juan ganó una amiga muy especial y aprendió que compartiendo lo que tienes con los demás, te sientes inmensamente feliz.

FIN

Moraleja: Cuando tienes mucho puedes sentirte bien, o no. Pero cuando compartes lo que tienes, seguro, seguro, segurísimo que te vas a encontrar feliz doblemente, por ti mismo, y a la vez harás que otra persona también lo sea como tú. Y esto último quizás sea aún mucho más gratificante que lo primero.

Valores del cuento: La amistad y el saber compartir con los demás aquello que tienes.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

12 pensamientos en “EL COCHE PARLANTE

  1. Paula

    Mi hijo me pide que se lo lea todas las noches para ir a dormir! Hace 3 semanas.jajaja le encanta. También el dibujo del hada!

    Responder
  2. LUIS DE GONZAGA CHI EK

    deseo unos libros de cuentos y adivinanzas para un niño de 5 años toda vía no lee pero le encanta los cuentos quiero saber que precios tiene soy de Mérida Yucatan e incluso le gustan los dinosaurios REX

    Responder
    1. Cuentos Infantiles Autor

      Buenos días! Gracias por visitar nuestra página web!

      Puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí: http://cuentosinfantilescortos.us2.list-manage2.com/subscribe?u=adba4f124bcff6a2cbfe5779c&id=dac439e7b2

      O si lo prefieres, puedes entrar en nuestra tienda y comprobar los libros de cuentos que tenemos a la venta. Es una selección de los mejores, además, con muchos valores humanos y a un precio muy económico. http://www.cuentosinfantilescortos.net/tienda-infantil/

      Esperamos que te gusten mucho! :)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

tres × 2 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>