DON GERVASIO Y LUCANOR

Cuento Corto para niños/as, escrito por: David González Serrano

Hoy vamos a contar una historia, que tuvo lugar en un pequeño pueblo llamado Villagrande de los Cabezones, un lugar muy pintoresco, donde los abuelos montaban en moto, las abuelas jugaban a los bolos y los niños tenían pájaros de papiroflexia.

En la casa roja, en la esquina de la izquierda, vivían nuestros protagonistas, el gato Lucanor y un ratoncito llamado Don Gervasio.

cuentos-infantiles-cortos-gato

 

En una ocasión Lucanor estaba muy triste, los niños de la casa le daban muchos mimos y comía una suculenta comida, pero necesitaba para ser feliz comerse a ese pequeñito ratón llamado Don Gervasio.

Para conseguirlo se escondió y esperó a que saliera de su escondite y…

– “Por fin conseguí lo que tanto deseaba”. – Dijo Lucanor.

Y Don Gervasasio dijo muy asustado: – “¡No por favor, no me comas!”

– “Oh sí, lo necesito para ser feliz, eres tan gordito y sonrosado..”

– “Pero una vez que me comas, ¿dónde estará la diversión?, ¿que harás después?”. – Dijo Don Gervasio.

Lucanor se quedó pensativo y dijo: – ” Pus no lo sé, ¿que podría hacer?, tengo de todo, los amos me compran juguetes y me hacen cosquillas bajo la barbilla, ¿que más pudiera desear?, solo me faltas tú”.

Don Gervasio le dijo: – “¿Tú crees? yo creo que hay una cosa que te haría inmensamente feliz. Y lo sé porque más de una vez e visto que lo mirabas con gran deseo”.

– “¿Yo? ¡Te exijo ahora mismo que me digas lo que es!” – Dijo muy impaciente Lucanor.

– ” Pués… El otro día Doña Cleopatra estaba haciendo un jersey para Rigoberto, y tú contemplabas ese gran ovillo de lana naranja, tan suave y esponjoso”.

– “Oh si, ¡me encantaría tenerlo! , pero lo guarda en lo alto del armario, no llego hasta allí aunque salte”.

– “Si me sueltas y no me vuelves ha hacer nada, prometo que conseguiré ese ovillo para a ti”. – Dijo Don Gervasio.

– “¡Siiiiii! me encataría”.

– “Trato hecho”

Nuestros dos personajes chocaron sus patas, y prometieron cumplir cada uno con su parte del trato. Desde aquel día, Don Gervasio y Lucanor fueron los mejores amigos y compartieron un montón de aventuras.

FIN

– Moraleja del cuento: Hablando se puede resolver cualquier problema.

– Valores del cuento: No hay barrera que no supere la amistad.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest,… o por Email, con los botones que puedes ver justo debajo. Gracias.

Un pensamiento en “DON GERVASIO Y LUCANOR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Doce + 18 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>