EL CUENTO DE LA CIGARRA Y LA HORMIGA

Cuento Infantil para niños y niñas, escrito por: Luis Muñoz (España)

Queridos niños, seguramente habréis leído en varias ocasiones el cuento de la cigarra y la hormiga, en la que la cigarra en el verano se dedicaba a cantar y no trabajaba nada. No recogía alimentos para el invierno como lo hacía la hormiguita, que llenaba las despensas de comida.

Cuentos infantiles - Tip, la Hormiga curiosa

Si tenían una buena previsión de comida podrían pasar el frío y duro invierno sin ninguna preocupación.

Cuando llegó el invierno, la cigarra fue a pedir a la hormiga que la diera algo de comer, ya que no tenía nada; y la hormiga le contestó:

– Tendrías que haber trabajado en verano, ¡te lo dije!  Hay que recolectar comida para el invierno.

Pero como la hormiga era tan buena le dio bastante comida a la cigarra, para que pasara el invierno tranquilamente.

Este gesto que tuvo la hormiga y los consejos que la había dado penetraron mucho en ella, le hizo recapacitar y pensar. Por eso al llegar el siguiente verano la cigarra se dedicó todo el tiempo a recoger grano de trigo. Llenó su cueva hasta el punto que casi no podía ni entrar en ella.

La hormiguita como todos los años no hacía nada más que trabajar y trabajar, hasta que llenó su agujero también de grano.

Pero al llegar de nuevo el invierno, hubo una gran tormenta e inundó todo el valle, arrastrando todo lo que tenía de comida la pobre hormiguita. Ella como pudo se subió a un árbol y se salvó.

Al quedarse desamparada no dudó en ir a pedir ayuda a su amiga la cigarra y le dijo:

– ¿Amiga, me puedes dar algo de comida para pasar el invierno? Pues he tenido una gran desgracia, una riada ha pasado por mi agujero y me he quedado sin nada de comida y sin cobijo.

La cigarra desde que la hormiguita le había ayudado en el invierno pasado y en los consejos que había recibido, dijo:

– Hormiguita, claro que te doy comida, pues te ofrezco también mi cueva y mi amistad, porque los consejos que me distes me han hecho comprender todo, tenías razón en que tenía que trabajar en el verano, para sí en el invierno que pudiéramos tener de todo.

A partir de ese momento la cigarra y la hormiga siempre vivieron juntas muy felices. Se hicieron buenas amigas y se querían cada día más y más.

La hormiga ayudó a la cigarra,
la cigarra ayudó a la hormiga
y nunca les faltó de nada
porque fueron buenas amigas.

FIN

Moraleja:
Si ayudas a los demás
siempre tendrás recompensa
y te podrán ayudar.

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

14 pensamientos en “EL CUENTO DE LA CIGARRA Y LA HORMIGA

  1. jefferson

    no se como ver el cuento, alguien me dice como, porque solo veo que dice después de ver el resumen y ya por favor

    Responder
    1. Cuentos Infantiles Autor

      Buenos días! Si no puedes ver el cuento completo, tienes varias opciones: Darle a “Me Gusta” en Facebook, Twitter, Google+ ó esperar unos segundos hasta que te aparece el final. Esperamos que te guste muchísimo.
      Esperamos tu comentario. 😉

  2. Curso de Manipulador

    Preciosos cuentos…siempre enseñando a valorar y a reflexionar sobre las cosas.
    Una colección que no debería faltar en ningún hogar.

    Responder
  3. Mary loredo

    Tuve oportunidad de leerlo a alumnos de primer grado y les encantó. Gracias por presentar esto que nos facilitan el trabajo. Continúen así!!felicidades.

    Responder
    1. Cuentos Infantiles Autor

      Buenas tardes! Nos alegra mucho sabes que os sirve de ayuda. Seguiremos publicando diariamente nuevos cuentos infantiles para fomentar la lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cuatro + tres =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>