CLOTILDE Y EL BIZCOCHO DE LIMON

Cuento Corto Infantil para niños/as; creado por: El Equipo de Cuentos Infantiles Cortos

Clotilde era la típica abuela con el pelo blanco recogido en un gran moño, cara de ángel y muy buena cocinera, don que había aprendido de su madre y de su abuela, aunque para Clotilde su debilidad era la repostería y todo lo dulce que saliera de una cocina.

Se acercaban las fiestas navideñas y Clotilde con el delantal bien atado, comenzaba a cocinar desde primera hora del día.

cuento-infantil-bizcocho-limon-navidad

Primero se dedicaba a los platos salados, pavo en salsa con pasas y manzana, crema de calabaza con marisco y caldo navideño. Todos los platos deliciosos, pero siempre guardaba la mayor dedicación para sus dulces postres.

Ese año, Clotilde había pensado hacer un bizcocho de limón, pero enseguida empezó a recibir críticas de sus nietos que le decían:

– “Abuela, un bizcocho lo comemos todo el año, nosotros preferimos algo más especial”.

A lo que la abuela respondió a su nieta pequeña:

– “Este bizcocho va a ser diferente, tendrá sabor a limón y nueces, y os sorprenderá la presentación que le voy a dar”.

Dicho esto, la abuela se puso manos a la obra en su cocina. Reunió todos los ingredientes y comenzó a hacer las mezclas, harina, azúcar, huevos, aceite, yogur, levadura, ralladura de limón, trocitos de nueces, un toque de naranja, trocitos de chocolate y mucho amor.

Cuando comenzó a hornear su bizcocho navideño, nadie sabía la receta especial que Clotilde se había inventado. Todos estaban expectantes frente a la puerta de la cocina, esperando que la abuela abriera la puerta para mostrarles su obra de arte culinario. Y así estuvieron un buen rato hasta que de repente, por las rendijas de la puerta se vio un resplandor multicolor, y la puerta se abrió lentamente.
Los nietos de Clotilde se quedaron boquiabiertos al ver aquella maravilla de bizcocho. Tenía forma de árbol de navidad, con una capa de color verde de azúcar que lo recubría, en medio un letrero de chocolate negro que ponía:

– “Para mis mejores nietos por Navidad”

Y alrededor todo tipo de adornos navideños decoraban el árbol sin faltarle ningún detalle.

Daba mucha pena comérselo, así que decidieron que hasta la merienda del día de Navidad no lo abrirían, solo faltaban dos días y merecía la pena recrearse en aquel manjar.

Cuando lo partieron y lo probaron, una sensación de bienestar y alegría invadía a quien lo comía, era como si un arco iris explotara en cada bocado que se le daba.

Los nietos se sintieron muy orgullosos de su abuela, y a parte de proclamar el bizcocho como postre oficial de la Navidad, fueron todos a darles un beso y un abrazo por ser la mejor abuela y la mejor cocinera de bizcochos de limón del mundo.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+, Pinterest,… o por Email, con los botones que puedes ver justo debajo. Gracias.

Un pensamiento en “CLOTILDE Y EL BIZCOCHO DE LIMON

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veinte − Diez =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>