CUENTO DE AVENTURAS EN LAS COSTAS DE AYER

Nuevo Cuento Infantil para niños/as, creado por: Nestor Pérez

Mi hermano es Luis y nosotros siempre estamos en las costas de ayer, no es que viajemos en el tiempo aunque no es mala idea, pero cuando tratamos de contruir una maquina siempre nos falta las energia que las pilas de papa siempre se agotan y no llegamos a encender por completo nuestra maquina.Cuentos infantiles - El duende verde de la casa

Cuando él despertaba tarde por las mañanas solo nos decia que le pidamos pilas nuevas y que no saquemos las pilas de su despertador. Siempre caminamos en el parque mirando a las personas. El parque queda frente a nuestra casa así que solo parece una extencion de nuestro patio o como nosotros le decimos el parque de aventuras. Siempre se nos ocurren cosas como mirar a las personas que pasan tratando de decir de donde son o de que estan hablando pero casi nunca vemos a personas que esten divirtiéndose, en cambio mi hermano y yo raras veces no nos divertimos con las cosas que suceden en casa, o en el parque, o cuando viene la tia Ester.

Ella siempre trae a su monito mico, es muy divertido, siempre corremos de él y nos persigue entre los arboles pasando rapido como flecha india pero siempre nos cansamos antes de llegar a la costa. Disculpen es que no les conte que mi casa esta cerca de una bonita costa donde el agua es verde pero no por que esté sucia sino porque las piedras no se que hacen junto con el planton y bueno esa es la explicación que me dieron aunque olvide ciertas partes de la explicación que me dijo mama.

Mi hermano siempre llega por la tarde y cuando podemos jugar a dejar la imaginación a flote, donde no usamos nada mas que nuestra ropa común pero cuando pasamos por debajo del árbol que tenemos en el jardin pasamos a otro mundo donde todo esta al alcance desde ser un indio y estar en la selva o luchar con los extraterrestres, el era mi gran heroe, mi hermano mayor era como superman y batman juntos, como si fuera un super hermano mayor, cuando sea grande seria como él, eso seria bueno pero me falta mucho todavía.

Un dia normal de una semana normal él llego con un libro donde decía que se podía hablar con la naturaleza, de un escritor desconocido, me dijo que lo encontró en la calle y yo le crei.

Un diente de leon puede hablar mas que mil personas y también es mas divertido cosa que me agrado y comenzamos a leerlo. Cuando estábamos en la alfombra y de repente el sillón se movio solo, nos asustamos pero una voz nos dijo que no corriéramos  entonces quedamos perplejos cuando un destello de luz naranja del tamaño de una pelota de football se apagó y apareció un hombrecito muy extraño. Sabiamos que era extraño porque era verde y no todos tenemos ese color, las orejas puntiagudas y los zapatos con la punta hacia arriba como si fueran hechos de hojas que al secarse se doblan. Entonces nos dijo que nosotros éramos los unicos que podían verlos asi que nosotros fuimos como elegidos para terminar ese tiempo de impertinencia. Mi hermano dijo que si sin dudarlo entonces nos enfrentariamos a las mas fantasticas aventuras en las costas que era donde debíamos vencer a los ogros gnomos que vivian ahí aterrorizando a los pequeños trolls que ya eran buenos.

Nos llevaron a la Carenja, lugar donde abundaban los bosques y donde estaban los trolls que eran buenos e indefensos ante los ataques de los imponentes que antes pensabamos que eran buenos pero resulto algo diferente.

En la tarde fuimos ahí y nosotros como somos mas grandes que ellos les causamos temor pero no tanto como queríamos puesto que ellos usan magia cosa que nosotros no podemos, las posibilidades de ganarles eran my pocas para después tener que ser secuestrados por ellos y casi nos comen una noche. Vino la hija del jefe gnomo, Heodel una encantadora niña de casi trescientos años. Nosotros vivimos muy poco tiempo nos decía ella, y a mi hermano la pareció bonita desde el principio, lo que nos ayudo a poder escapar de ese pueblo magico.

Ella nos dijo que no seria capaz de hacernos daño y que su padre por muy feo y malo que parezca tampoco. Huimos hacia una montaña donde Heodel nos encogió a su tamaño para poder escondernos de su padre mientras se le pasaba la rabieta. Nos dio una varita magica a cada uno y nos dijo que solo debíamos creer en la magia, que la magia siempre esta en nuestro ser. Entonces no fue difícil creer ya que eramos niños pero yo creia mas que mi hermano ya que él solo se interesaba en juegos de video pero tambien pudo hacer magia, solo era para defedernos no para atacar a los demas.

Entonces ya era hora de volver a casa parecia que nos pasamos ya un dia en ese lugar y no debíamos tardar mucho antes de que caiga la tarde porque mama se enojaba mucho y nos castigaba haciendonos lavar los platos o ordenar toda la casa, pero entonces nos dijo ella que en ese mundo pasaba mucho tiempo antes de que en el nuestro pasara un dia, entonces nos quedamos tranquilos.

Nos dormimos un momento cuando de pronto llegaron unos trolls para ayudarnos a ganarles a los malvados gnomos y fuimos al pueblo haciendo desorden. Tomamos nuestro tamaño original y eramos gigantes en esa tierra extraña, entonces cuando íbamos a asustarlos para que dejasen  en paz a nuestros amigos, vimos que ellos no son diferentes.

En una casa estaba Heodel protegiendo a sus hermanitos y su padre estaba enfermo, no pudimos destruir su pueblo, pensamos y yo le dije a mi hermano que mejor que pelear deberíamos hablar y preguntar porque ellos peleaban. Mi hermano no quiso hacer eso y cuando volvimos a casa para la merienda de la tarde yo le dije a Heodel que me esperara que yo iria a hablar con ellos. Eso la puso de buen humor y mi hermano estaba en el váhalo cuando le dije a mama que estaria con un amigo y fui de nuevo a las costas para que Heodel me llevara.

Llegamos al pueblo para hablar de los problemas, entonces me dijo el jefe que ellos antes les temían a los trolls porque eran ellos los malos y fui a hablar con los trolls, entonces ellos me dijeron lo mismo pero que no fueron ellos sino sus antepasados, entonces les pregunte que si querian hacer la paz asi que sin decidirmos llevarlos a un punto para que se arreglaran los problemas entre ellos y asi nosotros pudimos regresar felices a casa con mi hermano y él entendio mejor que nadie los conflictos que se producen al ser diferente como los trolls y los gnomos.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

2 pensamientos en “CUENTO DE AVENTURAS EN LAS COSTAS DE AYER

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

seis + Doce =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>