cuento-infantil-arco-iris

ARCO IRIS

Cuento Infantil para niños, creado por: Carmen Pérez

Amaya estaba muy triste porque había perdido su osita de peluche favorita, Luna. Era una osita blanca como la Luna y Amaya había buscado por todas partes sin encontrarla, y aunque sólo había pasado un día la echaba mucho en falta. Ni siquiera había dormido igual de bien que cuando tenía a Luna a su lado, así que cuando se levantó de la cama se asomó a la ventana mientras unas lagrimitas de nostalgia resbalaban por sus mejillas.

– “¿Qué te pasa, amiga Amaya?”, – le preguntó Marina, la coqueta gaviota que todas las mañanas se acercaba a darle los buenos días.

cuento-infantil-arco-iris

– “He perdido a mi osita Luna y la echo mucho en falta”, – respondió Amaya.

– “No te preocupes, yo te ayudaré a buscarla”, – le dijo Marina.

Y Marina salió volando hacia la playa y le preguntó al Mar:

– “Amigo Mar, ¿has visto a Luna, la osita de Amaya?”.

El Mar susurró dulcemente: – “No, yo no he visto a Luna, pero muchas gotas de agua se elevan formando nubes y desde allí arriba se ve mucho más, así que les preguntaré a ellas”.

Y las gotitas de agua que se elevaron hasta las nubes les preguntaron: – “Hermanas nubes, ¿habéis visto a la osita Luna de Amaya, que se ha perdido?”.

Las nubes se miraron entre sí y negando con la cabeza respondieron:

– “Nosotras no la hemos visto, pero le preguntaremos al viento que nos lleva de un lado a otro, porque él se mete en todas partes y seguro que le ha visto”.

Y cuando comenzó a soplar el viento las nubes le preguntaron:

– “Amigo viento, ¿has visto a la osita Luna de Amaya, que se ha perdido?”.

El viento se revolvió en un remolino y con su voz grave y fuerte respondió:

– “No la he visto, pero le preguntaré a mi amigo el Arco Iris, que lo sabe todo”.

Y el viento voló hasta el Arco Iris que brillaba presumido luciendo todos sus colores y le preguntó:

– “Tú que tienes la magia del cielo, amigo Arco Iris, seguro que sabes dónde está Luna, la osita de Amaya que se ha perdido”.

Y el Arco Iris sonrió afirmativamente y con un grácil movimiento giró su cola de colores hasta la ventana de Amaya, inundando la habitación con mil destellos de colores. Un rayito amarillo entró por la puerta abierta del armario revolviendo entre los jerseys de invierno de Amaya, y la niña los sacó todos rápidamente, y allí, en un rincón en el fondo, apareció su osita Luna, que sonrió de alegría cuando Amaya le abrazó con tal fuerza que le dejó sin respiración. Pero Luna no protestó porque era muy feliz.

FIN

– Moraleja del cuento: Hay que ser ordenado

– Valores del cuento: La amistad, tus amigos siempre están allí para ayudarte

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+,… o por Email, con el botón correspondiente a cada red social. Gracias.

  • Redacción
  • Historia
  • Enseña Valores
  • Educativo

Resumen

Cuento Infantil de una niña que había perdido a su osita de peluche. Un arco iris y otros elementos de la naturaleza le ayudaron a encontrarla. Estaba feliz

4
User Rating: 0.0 (0 votes)
Sending

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

15 − Diez =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>