ANTONELLA, LA PRINCESA GUERRERA

Cuento Corto Infantil para niños y niñas, creado por: Jake North

Hace muchos años, había una hermosa princesa llamada Antonella, ella era la próxima heredera al trono de España.

Antonella, estaba ansiosa por reinar el país que tanto amaba, más para hacerlo se debía casar, cosa que a Antonella no le gustaba, pues no se sentía lista para casarse y pensaba que era innecesario, ya que ella se era autosuficiente para cuidarse a sí misma y a su pueblo y no necesitaba de un hombre para ser feliz.

cuento-infantil-la-princesa-antonella

 

Sus padres, sin embargo, estaban agobiados al ver que su hija rechazaba a cada pretendiente que se le presentaba, y no sabían que hacer.

Un día una malvada bruja lanzó un hechizo sobre el pueblo, el cual mantenía a todos sus habitantes congelados eternamente.

Y lo que ocurrió con Antonella fue particular, se mantuvo congelada por unos segundos, pero luego un rayo de luz la descongeló, era su corazón el cual era tan fuerte que podía lograr lo que fuera. Ella al notar los efectos que habían causado el terrible hechizo de la bruja. Decidió ponerse una armadura, montar a caballo y portando una espada únicamente e ir en busca de la malvada bruja.

En el camino conoció a un bello príncipe, el cual aún con armadura que llevaba puesta notó que se trataba de una hermosa princesa.

– “¿Que hace una hermosa princesa como tú portando una armadura vieja que oculta a tan hermosa mujer?”. – Dijo el príncipe.

– “Verá su majestad, yo soy la princesa heredera de el reino de España y estoy aquí para defender a mi pueblo”. – Dijo la princesa.

A lo que el príncipe respondió sorprendido: – “?Y los hombres en tu reino son tan desconsiderados y pocos caballeros que mandan a una dama a hacer el trabajo sucio?”.

– “Los hombres en mi reino son mucho más caballeros y mucho más nobles que usted”.

La princesa se dio la vuelta y siguió el camino hacia el castillo de la bruja.

El príncipe corrió a su encuentro e interrumpió: – “Como se le ocurre decir que los plebeyos son aún más nobles que yo, un príncipe de la mismísima nobleza”.

– “Si usted fuera un verdadero príncipe ya hubiera preguntado porqué voy yo a defender mi pueblo. Y si supiera que yo voy a derrotar a la bruja malvada, ya me hubiera bajado del caballo e ido a derrotar a la bruja. Eso haría si de verdad fuera un príncipe y más que nada un caballero”. – Replicó la princesa y siguió de nuevo a cabalgar.

– “Pues eso estaba apunto de hacer hasta que me interrumpió”. – Dijo el príncipe.

Y el príncipe se subió al caballo con la princesa hacia el castillo de la bruja.

Esa misma tarde se refrescaron en un río y empezaron a jugar en el río y poco a poco el príncipe y la princesa se empezaron a enamorar. La princesa pensaba que era muy pronto para enamorarse tan rápido y tan perdidamente. Pero ella sintió algo que nunca había sentido, por fin amaba a alguien que no fuera su pueblo, su familia y su país. Y estaba feliz, pues sabía que el príncipe sentía lo mismo por ella y podría, además, reinar su pueblo, al lado de su amado.

Después de días de intensas lluvias, infames desiertos y ventiscas salvajes llegaron al castillo de la bruja. El príncipe interrumpió a la princesa y le dijo que se quedara fuera. La princesa aceptó y el príncipe entró. Después de varias horas aún no pasaba nada y la princesa decidió tomar el asunto por sus manos y entró. Al entrar no vio nada, estaba todo oscuro, pero de pronto escuchó un cuchillazo y se desmayó, el príncipe la apuñaló.

Resulta que el príncipe era el aliado de la bruja, ya que querían adueñarse de España. La princesa se desvaneció y falleció. Entre las tinieblas salió la bruja. Ya se había cometido el malvado propósito de ambos. Sin embargo cuando estaban apunto de irse de la habitación se llenó de luz. Era el corazón de la princesa que con el amor a su pueblo logró incluso vencer a la muerte.

Ella se levantó y de un empujón lanzó a los dos al río, a través de la ventana de la torre. Después de días llegó a España donde la esperaba el pueblo, quienes, modificaron la ley que la obligaba a casarse. Fue coronada y todos la agradecieron su hazaña y festejaron. La princesa reinó de forma justa haciendo de su pueblo el mejor de todos con su corazón que podía vencer a todo, inclusive a la muerte, por amor a su patria.

FIN

– Moraleja del cuento: Muchas veces hay que dejar nuestros miedos y enfrentarse a la situación, como lo hace Antonella, para defender lo que queremos y amamos, así descubriremos que somos capaces de superar todo, mientras estemos dispuestos a hacerlo. Antonella, nos enseña además, que nosotros podemos escribir nuestros propios destinos, y no seguir lo que hacen los demás, inculcando el valor de la libertad. Y la moraleja más importante ser patrióticos y enorgullecernos por nuestra nación.

– Valores del cuento: Patriotismo. Civismo. Libertad. Valentía. Amor

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Twitter, Google+,… o por Email, con el botón correspondiente a cada red social. Gracias.

  • Redacción
  • Historia
  • Enseña Valores
  • Educativo

Resumen

Cuento Infantil de una princesa que amaba a su pueblo y a su país. Su corazón era tan sincero que derrotaba todo el mal que la bruja enviaba, hasta la muerte

4
User Rating: 3.7 (6 votes)
Sending

3 pensamientos en “ANTONELLA, LA PRINCESA GUERRERA

  1. Karely y Yaretzi

    Que buena moraleja de los cuentos. La escribe la escritora? Aprendemos muchos de ella. Yo les recomiendo leer todos los cuentos, como yo lo voy hacer.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

1 × 4 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>