¡A COMER FRUTAS Y VERDURAS!

Cuento Infantil para niños y niñas; creado por: Ulica Tizaber

Leyre era una niña muy aplicada en clase. Todos los días atendía las explicaciones de sus profesores, y sacaba muy buenas notas. Un día a la hora de comer, Leyre dijo que no quería fruta de postre, y se fue a descansar al sofá.

cuentos-infantiles-frutas-verduras


Sus padres estaban preocupados por esa actitud de Leyre, ya que intentaban por todos los medios, que la niña comiera frutas y verduras, pero no había manera de que resultara. Leyre se empeñaba en que su dieta estuviera formada exclusivamente por croquetas y dulces, y lo que no entendía era que el cuerpo humano necesitara otro tipo de alimentos para crecer y ser mayor.

Un día estaba dispuesta a levantarse de la mesa para no terminar la sopa de verduras, ni comer fruta, y su padre le dijo:

– “Leyre, te levantarás cuando hayas terminado. Las frutas y las verduras son fundamentales para que crezcas sana y feliz. Las palabras mágicas de la alimentación son: ¡A comer frutas y verduras!, y cuando las digas, serás un poquito más mayor”.

Leyre empezó a llorar desconsoladamente, y repetía una y otra vez muy enfadada:

– “¡Yo no quiero frutas ni verduras!”

Así estuvo hasta la hora de la cena, cuyo menú era lo que no había terminado en la comida, así que Leyre siguió llorando otro buen rato, hasta que se quedó dormida encima del plato.

Sus padres la llevaron a la cama. Leyre estaba tan cansada de tanto llorar que no sintió el hambre que tenía, y algo soñó que a mitad de noche pronunció las palabras mágicas:

– “¡A comer frutas y verduras!”

Cuando se despertó por la mañana, lo primero que hizo fue abrir el frigorífico y coger un plátano, una manzana, una pera, un calabacín, una zanahoria y un espárrago. Cuando sus padres llegaron a la cocina y la vieron lavando y comiendo frutas y verduras, le preguntaron:

– “¿Qué soñaste anoche que dijiste las palabras mágicas?”

Leyre explicó a sus padres el sueño.
Había soñado que sus amigos se convertían en las frutas y verduras alargadas, el calabacín, la zanahoria, el espárrago y el plátano, y que ella junto con su amiga Ely, se quedaban fuera del grupo porque no eran alargadas. Esto enfureció a Leyre, y fue cuando pronunció las palabras mágicas, Ely y ella comenzaron a comer verduras, y se convirtieron en la manzana y la pera jefas de la pandilla de los Frutiverdis.

Leyre comprendió la importancia de estos alimentos para poder crecer y hacer cosas de mayores, y desde entonces, siempre tomaba frutas de postre, y las verduras le encantaban con un poquito de queso fundido por encima.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al final del cuento. ¡Gracias!

2 pensamientos en “¡A COMER FRUTAS Y VERDURAS!

  1. Karina Bedoya

    Estan hermosos los cuentos ,a mis hijos les encantan y a mi tambien…uno se traslada con la imaginacion es bonito d verdad…despierta el niño q vive dentro d uno ….es divino

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

12 − Diez =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>