EL TIBURON BUENO DE LA PLAYA

Había una vez, en un país muy lejano, una playa plagada de tiburones, en la que nadie se podía bañar.

Los pocos humanos atrevidos, que alguna vez se bañaron, fueron devorados por los tiburones, en cuestión de minutos. La playa había sido cerrada al público, por su peligrosidad.

 

Cuentos cortos - el tiburon bueno de la playa

Sin embargo, un valiente nadador, amante de los animales, llamado Alberto, tenía un plan para que esa playa pudiera llenarse de bañistas, tranquilos de no ser devorados por los tiburones.

Un día, Alberto cogió una lancha motora, y se dirigió a un peñón que había cerca de la playa, allí estableció su campamento base para realizar su plan.

Lo primero que hizo fue establecer contacto con los tiburones, y observar su comportamiento. Así, pudo descubrir a un tiburón de entre todo el grupo de tiburones, que destacaba por su tranquilidad, armonía y aparente falta de agresividad. Alberto le puso nombre a este tiburón, “se llamará Fredi”, pensó Alberto.

Alberto permaneció en su campamento base, aprendiendo sobre los tiburones, y sobre todo, interpretando su lenguaje.

Una vez que consiguió aprender a escuchar lo que decían, aisló al tiburón más tranquilo al que llamó Fredi, y empezó a comunicarse con él.

Al principio, Alberto no se entendía del todo bien con él, pero poco a poco fue interpretando sus gestos y movimientos.

Llegó a entender muchas cosas, entre ellas que a Fredi no le gustaba comerse a los humanos, que lo que se comía cuando su grupo iba de caza, eran las aletas de buceador que a veces llevaban los imprudentes nadadores que se metían en la playa.

Todo estaba tranquilo, hasta que un día, consiguió entender que Fredi le estaba dando un mensaje importante: “Márchate de este lugar, Alberto. Mis compañeros de grupo tienen planeado comerte…

Alberto se asustó ante lo que le había contado Fredi, y decidió acelerar su plan…

Habló con Fredi, y le dijo lo siguiente: “Fredi, yo sé que eres un tiburón bueno, y que no te gusta comerte a los humanos. Así que te propongo que tú protejas la playa del grupo de tiburones, para que no ataquen a nadie, y yo a cambio te traeré, todos los días, un par aletas de buceador que tanto te gustan.

A Fredi le gustó el trato, y en poco tiempo consiguió mantener alejados a todo el resto de tiburones de aquella playa.

Por lo que la playa volvió a abrirse al público, y Fredi fue nombrado el protector oficial de la playa de los tiburones.

 

FIN

Accede a la tienda, para comprar nuestros productos exclusivos.

3 pensamientos en “EL TIBURON BUENO DE LA PLAYA

  1. Pingback: EL TIBURON Y EL BUCEADOR | Dibujos para colorear

  2. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Doce − 2 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>