EL SUEÑO DE ELENA

Elena y Diego eran dos hermanos que vivían en una casita en lo alto del bosque.

Vivían allí porque su padre Juan se dedicaba a cuidar del bosque, plantaba árboles, cogía la resina que salía de ellos, limpiaba las ramas del suelo y las usaba para calentarse en el invierno, daba de comer a los animales… y muchas cosas más.

Juan disfrutaba mucho viviendo en el bosque y contribuyendo con su trabajo a que este planeta nuestro, el planeta Tierra, fuera un lugar cada vez más habitable y más limpio para todos sus habitantes, y también para las generaciones futuras.

Pero Diego y sobre todo Elena, no estaban tan contentos de vivir en el bosque tan lejos de sus amigos, de las tiendas donde poder comprarse chuches, y de todas las atracciones que hay en la ciudad.

Cuentos infantiles - El hada madrina

 

Un caluroso día de verano, Elena se durmió después de comer y empezó a soñar. Un hada apareció junto a ella y le dijo:

Hola Elena, yo soy tu hada madrina y te puedo conceder un deseo si tú quieres.

La cara de Elena de pronto se llenó de alegría y sin pensárselo dos veces le contó cuál era su sueño, quería vivir en la ciudad, como tantos otros niños para poder ir al circo, al teatro, y poder comprarse muchas chuches, casi todos los días.

El hada madrina la escuchaba con mucha atención, y después de reflexionar un tiempo, que a Elena le pareció eterno, le dijo:

Mi querida Elena, yo te puedo conceder este deseo, si es lo que más quieres en el mundo, pero yo no quiero que ningún niño se sienta triste por un deseo que un día pidió. Porque si tú te vas a la ciudad, tienes que pensar que no podrás disfrutar tanto del bosque, de los animales que allí viven, ni de las plantas y flores que allí crecen, ni del aire puro que allí se respira, ni podrás ver a tus padres y a tu hermano tanto como a tí te gustaría, y eso te va a poner muy triste.

Entonces, Elena comprendió que en esta vida no se puede tener todo, y comprendió también que la verdadera felicidad consiste en aprender a valorar y agradecer lo que se tiene.

No obstante, el hada madrina, como era tan buena, le concedió el deseo, solo por 3 horas, las suficientes para que Elena fuera al circo, a los columpios y al teatro, y se comprara un montón de golosinas. Se lo pasó bomba, pero justo al cabo de 3 horas, tenía ganas de volver a ver a sus papás y a sus otros amigos del bosque y le dijo al hada:

Muchas gracias hada buena, por hacerme pasar estas horas tan divertidas, pero ahora quiero ir al bosque, a encontrarme con mi familia y mis amigos porque los echo de menos y hubiera disfrutado mucho más, si ellos se hubieran divertido conmigo.

El hada, como era tan buena, la llevó nuevamente a su casita del bosque, y en ese momento Elena se despertó, todavía un poco sorprendida por la multitud de experiencias que había vivido durante la siesta.

Cuando mamá preparó la cena y todos se sentaron alrededor de la mesa, Elena les contó su sueño y les dijo a su mamá y a su hermano, que les quería mucho, que les quería tanto, que aunque el hada le hubiese concedido todos los deseos del mundo, nunca, nunca, se separaría de ellos, porque había comprendido que la verdadera riqueza es querer lo que se tiene, y no desear lo que no se tiene, y que el cariño y el amor de las personas que nos quieren no se puede cambiar por ningún deseo del mundo.

FIN

Cuento infantil escrito por: Esperanza

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí.

21 pensamientos en “EL SUEÑO DE ELENA

  1. Pingback: Children Stories | HELENS DREAM | Bedtime Story

  2. Rita Montserrat Carbajal Chàvez

    Interesante historia para trabajar la diferencia entre el campo y la ciudad, tendría que tener final abierto porque la ciudad también tiene cosas bonitas.
    Y como muchos de nosotros tenemos sueños

    Responder
  3. Rita Montserrat Carbajal Chàvez

    Interesante historia para trabajar la diferencia entre el campo y la ciudad, tendría que tener final abierto porque la ciudad también tiene cosas bonitas.
    aparte nosotros igual tenemos sueños q queremos cumplir

    Responder
  4. Lorena Beccaría

    interesante historia para trabajar la diferencia entre el campo y la ciudad, tendría que tener final abierto porque la ciudad también tiene cosas bonitas.

    Responder
  5. juanita

    esta padre el cuento pero le hubieran puesto k la familia de elena se fuera con ella a la ciudad y k despues hicieron muchas cosas juntos,etc.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

seis + siete =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>