EL PERRO FUE EL CULPABLE

Mateo y Nicolò amaban irse de Vacaciones a Centenaro. Centenaro era un pueblito muy pequeño en las montañas donde los dos pequeños se divertían jugando con la pelota y corriendo por los prados. Al lado de la casa de campo donde solían pasar las vacaciones vivía una anciana que amaba cuidar las flores y los padres de los dos niños habían advertido a los pequeños que lo mejor era jugar en el campo lejos de las flores de la anciana señora.

Un día, Mateo y Nicolò vieron que la anciana se iba a hacer las compras y decidieron jugar al lado de las flores, pues nadie los veìa y les encantaba el espacio grande y verde que quedaba frente a la casa de la señora.

Somos muy buenos para jugar con la pelota, estaremos atentos y nada va a suceder” –decían los niños-.

Lanza la pelota Mateo -gritaba Nicolò- y durante toda la mañana se divirtieron saltando y corriendo por todo el jardín.

Antes de terminar el juego decidieron hacer el último tiro, con tan mala suerte que Nicolò se resbalo para atrapar la pelota y en la caída rompiò una maceta. La tierra se derramó por todas partes y

Deja un Comentario

4 comentarios

  1. Pingback: Children Stories | GUILTY DOG | Moral values

  2. Talin & Sirun

    El cuento nos gusto mucho, pero estaria bueno mencionar la moraleja, de que decir siempre la verdad nos alivia y nos hace sentir mejor!
    Gracias!

  3. alfonso

    buen cuento pero le.falto un final mas argumentado da la imprecion que el autor se dio cuenta tarde que debia terminar el cuento fue un final abrupto .

Siguiente CuentoLAS CONEJITAS DESOBEDIENTES