EL LOBO Y LA ESCALERA

Érase una vez, un lobo llamado Aullón, que vivía en un valle donde se cultivaban muchos frutales.

Aullón trataba de subirse a los árboles frutales para comer la fruta que éstos daban. Sin embargo, los frutales más apetitosos eran árboles grandes a los que Aullón no podía llegar.

En aquel valle, un hombre de sesenta años, el señor Martín, tenía unos cuantos frutales que cuidaba con mucho amor.

 

Cuentos infantiles - El lobo y la escalera

Lamentablemente, a medida que se hacía mayor, notaba que le faltaban las fuerzas para recoger la fruta, ya que era una tarea muy cansada.

Martín tenía algunos de los frutales más grandes y apetitosos de todo el valle, por lo que Aullón ya se había fijado en ellos, y un día decidió ir a por su fruta, y empezó a saltar debajo del árbol.

Martín, que estaba mirando por la ventana en ese momento, se dio cuenta de que el lobo intentaba quitarle la fruta de sus exquisitos árboles, pero que, por mucho que saltara y aullara, no llegaría a las ramas de aquel árbol tan grande.

Al ver esto, Martín tuvo una gran idea: Le ofreció a Aullón una escalera para que accediera sin problemas a la fruta, pero a cambio, el lobo le tenía que dar a él la mitad de la fruta que cogiera, para que Martín siguiera prestándole la escalera.

Aullón aceptó el trato y empezó a trabajar recogiendo fruta, y durante una mañana estuvo subiendo y bajando de la escalera para llenar un cesto de fruta, que luego repartirían entre los dos.

Sin embargo, Aullón, viendo que podía comer el doble de fruta si no tuviera que darle a Martín su parte, empezó a pensar sobre eso, y tomó una decisión fácil, pero poco acertada.

Martín confiaba en Aullón y llegó a pensar que serían buenos amigos para siempre.

Pero el lobo, que era muy avaricioso, consiguió robarle la escalera a Martín y se fue a otros árboles de la zona a recoger más fruta.

Martín, cuando se dio cuenta, fue a buscarlo…, lo encontró…, le quitó la escalera, y le dio tal porrazo con la escalera, que le salió por la boca toda la fruta que había comido y que llevaba en el estómago.

Martín se sintió muy defraudado y no volvió a confiar en Aullón, y a pesar de que le perdonó y volvieron a ser amigos más adelante, Martín nunca más hizo tratos con el lobo.

El lobo Aullón aprendió que no se debe engañar a nadie y que los compromisos son para cumplirlos.

Aullón aprendió también, que si hubiera sido sincero y no hubiera sido avaricioso, hubiera disfrutado de la comida, aunque sólo hubiera sido la mitad de lo que el podía conseguir solo.

 

FIN

Accede a la tienda, para comprar nuestros productos exclusivos.

6 pensamientos en “EL LOBO Y LA ESCALERA

    1. Cuentos Infantiles

      Buenos días!! Si no quieres darle a “Me Gusta” hasta que no leas el final del cuento, puedes esperar unos segundos hasta que te aparece el cuento completo, sin necesidad de darle antes a “Me Gusta”.

      Un saludo y gracias por visitarnos.

  1. Pingback: EL LOBO CON LA ESCALERA Y EL ARBOL | Dibujos para colorear

  2. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

14 − 8 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>