EL DOMINGO DE LA TORTILLA EN LA PLAYA

Érase una vez, una tortilla llamada Pati, que iba todos los domingos a la playa metida en un “taper”, o en una bolsa de congelados.

Pati estaba harta de que, siempre, en verano, cuando iba a la playa, se ponía perdida de arena, sobretodo cuando hacía mucho viento.

Cuentos cortos - El domingo de la tortilla en la playa

Ni “tapers”, ni bolsas, nada podía hacer que no le entrara arena de la playa.

La tortilla solía ir a la playa con su amigo el pimiento, que también opinaba lo mismo sobre la playa, ¡era un asco para ellos!

Un día, una niña se dio cuenta que la tortilla y el pimiento sufrían por llenarse de arena, y se lo dijo a sus padres: “Papá y Mamá, ¿no veis que siempre que traéis los bocadillos de tortilla con pimientos a la playa, se llenan de arena? ¡Es nuestra comida y merece un respeto!

De repente, sin que la familia lo esperara, la tortilla empezó a hablar, y dijo: “Señores padres, deben estar orgullosos de su hija, ya que es capaz de ponerse en el lugar de otro, y esto es muy importante. Yo soy comida, así que merezco un respeto, y que por lo menos no me caiga arena encima…

Los padres, a partir de aquel día, envolvieron los bocadillos de tortilla con pimientos en bolsas o “tapers” pero que estaban muy bien cerrados, para evitar que les entrara arena de la playa.

Y aprendieron que deben respetar la comida, y que es importante ponerse en el lugar de los demás, a esto se le llama empatía.

 

FIN

Recuerda que puedes recibir cuentos GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

7 pensamientos en “EL DOMINGO DE LA TORTILLA EN LA PLAYA

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

17 + catorce =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>