EL ANGEL JUGUETON

Todos los niños tienen un ángel de la guarda que les guía, les cuida y les protege. Eso al menos es lo que me decía mi mamá, que al darme el beso de buenas noches, siempre repetíamos la misma conversación:

Que sueñes con los angelitos, mi amor

¿Quiénes son los angelitos, mamá?

Son los enviados de Dios que se encargan de cuidar, proteger y guiar a cada niño, porque como Dios solo no lo puede hacer, necesita de ellos para que le ayuden.

¿Y todos los niños tenemos un ángel que nos cuida?

Así es hijo.

Pues entonces yo quiero soñar con él para conocerle y que me cuente muchas cosas.

Buenas noches, mamá

Buenas noches, hijo

Esta conversación se repetía todos los días porque Juan necesitaba escucharla para convencerse de que tenía un ángel muy cerca de él que le cuidaba y protegía.

Pero a pesar de ello, no sabía nada de él porque nunca soñaba con él, ni se dejaba ver, ni oír.

A veces Juan se hacía el encontradizo porque se imaginaba que podía estar detrás de él, y zas, se daba media vuelta enseguida para pillarlo infraganti, pero nada, ni por esas, allí tampoco estaba su amigo el ángel.

Un día Juan se puso malito, le dolía tanto la barriguita que se metió en la cama bien abrigado.

Tenía mucha fiebre y deliraba un poco hasta que por fin se durmió, sin esperanza, una vez más, de encontrarse en sueños con su ángel de la guarda.

Pero esa noche fue distinto. Empezó a soñar, y se vio bailando, cantando, riendo mucho y haciendo juegos de magia y de circo como los payasos.

Soñaba y soñaba con tantas cosas bonitas que era inmensamente feliz, porque además también hacia felices a otros niños.

Cuando de pronto, cayó en la cuenta de que tanta alegría y tanta felicidad no podían provenir solamente de él, y fue entonces cuando escuchó la voz de su ángel que le decía:

Cuando tú eres feliz, soy yo el que te infunde la alegría, la risa, el canto y el baile, pero cuando estás triste yo también estoy contigo apoyándote y ayudándote para que la alegría brote pronto de nuevo en tu corazón. Por eso aunque no me veas, ahora ya sabes que estoy siempre contigo, cuando estás feliz y también cuando estás triste.

Cuando se despertó de su sueño, la fiebre y el dolor de tripa se le habían pasado y se encontraba radiante, feliz, entusiasta. Por fin había comprendido la misión que los ángeles guardianas tienen para cada niño.
Y un lazo de complicidad muy fuerte se estableció entre ellos. Tan fuerte, tan fuerte, que ni el mismo Dios podría romperlo.

FIN

Short story
Short story in English

Cuento infantil escrito por: Maribel

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí.

6 pensamientos en “EL ANGEL JUGUETON

  1. Pingback: Short Stories | THE PLAYFUL ANGEL | Guardian Angel Bedtime

  2. julio gerardo santiago

    la mama le conto que todos tenemos un angel de la guarda trataba de soñar con su angel y una vez se enfermo de fiebre y en su sueño estaba en un circo y le hablo su angel cuando desperto ya se habia curado

    Responder
  3. Laura

    El cuento mas bonito que he leido en mi vida. Me he emocionado al leerlo, no solo los niños tienen angeles guardianes, los adultos tb los tenemos.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Doce + uno =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>