DOGUI, EL PERRO TRANQUILIZADOR

Los dueños de Dogui vivían en un pueblecito cercano a Vitoria, cuando decidieron tener al perrito. Fue una decisión difícil de tomar, ya que por un lado, les iba a hacer mucha compañía, pero por otro, era una gran responsabilidad.

Dogui fue creciendo con sus dueños, y era feliz. Todos los días salían a dar paseos por los alrededores, y los fines de semana se iban a la montaña. Dogui comía lo que sus dueños le preparaban, incluso le llegaron a gustar las gambas al ajillo y las patatas al microondas, los platos estrella de la casa. La educación que había recibido Dogui era muy buena, y sabía estar en cualquier situación y momento sin llamar la atención, y sin molestar a los demás perros ni personas.

 

Cuentos cortos - Dogui el perro tranquilizador

Entonces, llegó el verano, y Dogui con sus dueños se fueron a una casa en la playa que tenía la familia del dueño, era una casa pequeña, pero con una terraza amplia y cómoda para Dogui. Todo iba bien, hasta que Dogui sintió curiosidad por un sonido que procedía del interior de la casa, era un sonido suave, constante, y a veces no se oía… era el llanto de la sobrinita recién nacida de los dueños. Existía un problema, y era que a la familia del dueño no le gustaban los perritos, y aunque Dogui fuera especial, no lo conocían y les producía cierto rechazo.

Un día, Dogui entró en la casa siguiendo el sonido que tanto le llamaba la atención, y al ver de donde procedía, se quedó parado, mirando a la bebé, y pensó: “¡Qué niña tan bonita! ¿Por qué llorará?” Entonces, su dueño entró y le reprendió por haber entrado en la casa sin permiso, y lo dejó fuera de la casa. Al día siguiente, Dogui volvió a entrar en la casa como hipnotizado por el mismo sonido, y esta vez fue la niña quien se le quedó mirando y dejó de llorar. Todos los días, los miembros de la casa observaban como la niña se tranquilizaba y sonreía cuando veía a Dogui.

Así fue, como la familia del dueño se dio cuenta de que Dogui era especial, respetaba a sus dueños y familias, y no pedía nada a cambio, porque con la sonrisa del bebé se sentía satisfecho. Todos entendieron que la convivencia con Dogui era muy enriquecedora y pensaron que les gustaría repetir la experiencia el verano siguiente, cuando la pequeña ya pudiera jugar con Dogui…

 

FIN

Cuento infantil escrito por Ulica Tizaber

Accede a la tienda, para comprar nuestros productos exclusivos.

6 pensamientos en “DOGUI, EL PERRO TRANQUILIZADOR

  1. Pingback: Bedtime Stories | THE CALMING DOG | Short Stories for Kids

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

3 × dos =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>