CUENTO CORTO PARA DORMIR LA SIESTA (PARTE II)

Cuentos cortos para niños escritos por: Mª. Carmen Cardeñoso.

Es un pueblecito tranquilo en el que, aprovechando el agua que cae de la fuente, se ha formado un estanque con peces de colores, renacuajos, ranas; aves de todas las clases: jilgueros, tordos, palomas, milanos…, insectos de todos los tamaños, y un mundo completo de pequeños seres que viven su vida tranquilamente: moscas, mosquitos, saltamontes, mariposas, grillos, luciérnagas, hormigas, ciempiés….

En este pueblecito tan pintoresco, en cuya plaza del ayuntamiento está la fuente con su estanque, también hay un jardín. Un jardín precioso, poblado de numerosas flores de muchos colores y de muchas clases, hay rosas rojas, amarillas, blancas, también petunias azules, malvas… margaritas, pensamientos, azaleas…, y más y más clases de flores y arbustos.

A estas flores las protegen algunos árboles que, con su sombra, evitan los fuertes rayos del sol que a la hora del medio día caen con toda su fuerza sobre este jardín tan hermoso que rodea el estanque que hay en la plaza de este pueblecito.

Hace mucho que no llueve. Nadie riega ese jardín, ni esos árboles; el estanque está muy lleno, el agua no deja de caer, pero los árboles están un poco lejos, no pueden beber. Si los árboles se secan las flores se abrasarán con los rayos del sol, y la plaza ya no será la misma.

El roble se lamenta: – ¡Cómo esto siga así nos vamos a morir de sed, hay mucha agua pero no llegamos a ella! La gente de este pueblo está muy ocupada, no se da cuenta de que no nos riegan y nos vamos a secar. ¿Qué será de las flores? Si se mueren se irán los insectos, las aves no tendrán con que alimentar a sus polluelos, y el estanque se quedará solo con su agua. ¿De qué le servirá, si no tendrá a nadie para saciar con sus aguas la sofocante sed?

A los pies de este roble estaba Pablito, un niño que vivía cerquita de la plaza del pueblo y que, aunque su mamá se empeñaba en que todos los días durmiera la siesta, él, todos los días, se escapaba al estanque para escuchar las conversaciones que tenían todos estos seres de miniatura.

No te preocupes –le dijo Pablito al roble- yo te acercaré el agua para que puedas beber.

Pablito era muy pequeño y no podía con un cubo de agua, pero era muy inteligente, y con un palo que encontró fue escarbando la tierra para que el estanque se desbordara, y el agua llegara a los árboles del jardín.

Vamos chicos, florecillas del jardín –dijo el roble-, ya podemos beber, saciaremos nuestra sed gracias a Pablito….

Silencio, roble –dijo una margarita-, Pablito se ha dormido……

Duerme la siesta Pablito y sueña con los angelitos…

Toc, toc, toc…Vamos, perezosa. Levántate ya, ha estado lloviendo un poquito y ahora ha vuelto a salir el sol. Te estamos esperando todos para jugar.

Ya voy, ya voy –les contestó Felisa- ¡Ahhhhhh! Felisa bosteza y estira todo su cuerpo: desde sus pestañas rizadas a mano, hasta la puntita de su cola adornada con su hermoso lazo. ¡Qué bien le ha sentado la siesta!

Cuando abre la puerta, recibe con alegría los rayos de sol y respira profundamente los aromas que desprenden todas las florecillas después de la visita de la lluvia. Ve a todos sus amiguitos esperándola con impaciencia. Felisa, muy estirada y coqueta, les dice: ya estoy dispuesta para ir a jugar.

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí.

3 pensamientos en “CUENTO CORTO PARA DORMIR LA SIESTA (PARTE II)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

2 × dos =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>