CUENTO CORTO PARA DORMIR LA SIESTA (PARTE II)

Cuentos cortos para niños escritos por: Mª. Carmen Cardeñoso.

Es un pueblecito tranquilo en el que, aprovechando el agua que cae de la fuente, se ha formado un estanque con peces de colores, renacuajos, ranas; aves de todas las clases: jilgueros, tordos, palomas, milanos…, insectos de todos los tamaños, y un mundo completo de pequeños seres que viven su vida tranquilamente: moscas, mosquitos, saltamontes, mariposas, grillos, luciérnagas, hormigas, ciempiés….

En este pueblecito tan pintoresco, en cuya plaza del ayuntamiento está la fuente con su estanque, también hay un jardín. Un jardín precioso, poblado de numerosas flores de muchos colores y de muchas clases, hay rosas rojas, amarillas, blancas, también petunias azules, malvas… margaritas, pensamientos, azaleas…, y más y más clases de flores y arbustos.

A estas flores las protegen algunos árboles que, con su sombra, evitan los fuertes rayos del sol que a la hora del medio día caen con toda su fuerza sobre este jardín tan hermoso que rodea el estanque que hay en la plaza de este pueblecito.

Hace mucho que no llueve. Nadie riega ese jardín, ni esos árboles; el estanque está muy lleno, el agua no deja de caer, pero los árboles están un poco lejos, no pueden beber. Si los árboles se secan las flores se abrasarán con los rayos del sol, y la plaza ya no será la misma.

3 pensamientos en “CUENTO CORTO PARA DORMIR LA SIESTA (PARTE II)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>