CLARISA Y SU DESEO PROHIBIDO

Cuento Infantil para niños, creado por:  Valeria Torres

Hace mucho tiempo había un pueblo llamado “Findergard”, allí todos eran muy felices, sus habitantes eran duendes que trabajaban en lo que ellos deseaban y se transportaban a donde estaban los humanos.

Ellos trabajaban en una feria que decían la fortuna a todos los niños buenos, pero un día una niña llamada Clarisa Endard pidió que su madre regresara. Pero los duendes no podían hacer ese tipo de deseos, sólo podían conceder lo que un niño normalmente desearía como por ejemplo: un oso de peluche, una muñeca, caramelos y un poco de dinero. Pero el deseo que Clarisa pidió era prohibido para un duende.  Además, los duendes tenían órdenes de obedecer, quien no obedeciera las reglas sería castigado con un malvado dragón.

Cuentos infantiles - El duende verde de la casa

Había un duende recién llegado, por lo tanto, éste no sabía de las reglas. Entonces le sacó una tarjeta y decía: Tus deseos son órdenes.

Clarisa estaba tan contenta de que tal vez su madre pudiera volver, ella partió y se fue con su tía Eliza y se fueron a su casa.

La feria cerró y el duende llego a su pueblo y le contó todo a su mejor amigo Fillis y él le dijo:

-¿Estás loco Martín? Ese tipo de deseos no estamos permitidos a hacer, recuerda que podemos ser castigados por Elías el dragón.

-Martín: ¿Ser castigados por hacer a una niña feliz? Pero eso es nuestro trabajo!

-Fillis: Lo sé, pero reglas son reglas.

-Martín: Lo sé pero vi a esa niña tan triste y desesperada y con tanta ilusión en mí, que me daría tristeza defraudarla!

-Fillis: Pero tú quédate tranquilo quisiste hacer el bien sin darte cuenta que estaba prohibido. Vamos a casa que está helando.

-Martín: Tienes razón, me siento un poco mal.

Pasaron los días y Martín seguía muy triste y desilusionado que él no podía hacer nada para ayudar a Clarisa, estuvo pensando y pensando hasta que poooooofffffff!!!
Se le ocurrió hacer posible el deseo tan lindo y bueno que Clarisa quería. Tomó un gran respiro y lo hizo posible, pero lo que él no sabía era que el dragón Elías tenia una alarma en el caso de que un duende “malo” desobedeciera. Pero realmente no era malo lo que Martín había hecho, él lo hizo sabiendo que podía ser castigado por haber desobedecido, pero su corazón se llenaba de buenas acciones, maneras e intenciones.

Fillis llegó a la casa de Martín y le dijo: ¿ya te sientes mejor?

-Martín: Pues me siento feliz, ¿sabes por qué?

-Fillis: No, ¿Por qué te sientes tan feliz? Oh! un momento….. ¡no lo habrás hecho!

-Martín:¿Hacer qué?

-Fillis: Tú sabes a lo que me refiero, lo del deseo de la niña que quería a su madre de regreso.

-Martín: Pues… no es tan malo o si?

-Fillis: ¿Si lo hiciste?

-Martín: Pues sí

-Fillis: Pero ¿qué has hecho?  ¡Te castigarán!

-Martín: No me interesa, yo sólo quiero hacer lo correcto y hacer lo que me pide mi trabajo, que es hacer los deseos de los niños buenos.

Y el dragón se enfadó, pero comprendió que lo que el duende hizo por Clarisa no era mala intención, sólo lo hizo por ayudar a una niña con un sueño o deseo, comprensible y nada egoísta.

Entonces desde ese día se permitió conceder ese tipo de deseos a los niños buenos y nada egoístas y el pueblo se sintió aliviado.

Clarisa, su tía Eliza y su madre siempre estuvieron agradecidas a Martín por haber concedido el que ellas estuvieran juntas por siempre y para siempre.

FIN

 

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

14 pensamientos en “CLARISA Y SU DESEO PROHIBIDO

  1. beneris guada

    me parece que es un cuento muy bonito, que refleja el amor que tenía la niña a su madre y el duende notó la tristeza y la falta que le hacía la mama a su hija, a pesar de que ese tipo de deseo no estaba permitido!

    Responder
  2. erandi

    Son Bonitos es una lástima que nunca pueda ver el final del cuento, no se que le pasa a la página, me dice y toque un botón para ver el final y no pasa nada.

    Responder
    1. Cuentos Infantiles

      Hola! Si no puedes ver el final del cuento, tienes varias opciones: Darle a “Me Gusta” Facebook, Twitter, Google+ ó esperar unos segundos hasta que aparezca el cuento completo.

      Esperamos que te gusten mucho!

  3. Abigail Prieto.

    Felicidades por la narrativa, por el desarrollo y desenlace del cuento, bello en verdad. Estoy feliz porque ya tengo material para leerle a mis nietos cuando me visiten. Gracias.

    Responder
    1. admin Autor

      Desde Cuentos Infantiles Cortos nos alegramos mucho que los cuentos de nuestra página ayuden a compatir momentos entre la familia, y algo tan especial como abuelo y nietos. Le animamos a que sigan visitando nuestra página y si se inventan algún cuento nos lo hagan llegar, nosotros lo publicaremos encantados.

      Un saludo y gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

veinte − 15 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>