BLANCA NIEVES Y LOS SIETE ENANITOS

Había una vez, una joven princesa llamada Blanca Nieves que era muy muy guapa. La belleza de la joven princesa iba siendo mayor según iban pasando los años.

Su madrastra, la reina, estaba celosa, pues no podía soportar que Blanca Nieves fuera más guapa que ella. Así que un día, la reina mandó a un leñador que cogiera a la joven princesa para llevársela al bosque y matarla.

Cuentos infantiles - blancanieves y los siete enanitos

Sin embargo, el leñador que era un hombre bueno en el fondo, la dejó escapar y le dijo: “Blanca Nieves, busca un escondite en el bosque y no salgas de allí“.

Blanca Nieves, llegó sin casi fuerzas al interior del bosque dónde encontró una pequeña casa con camas muy pequeñas y como no había nadie se quedó allí para dormir. Allí, los siete enanitos encantaron a la joven princesa durmiéndola profundamente.

La madrastra que en realidad era una bruja, supo que Blanca Nieves se encontraba en la casa de los siete enanitos, así que se disfrazó de una viejita y le fue a entregar una manzana roja, la cual estaba envenenada.

Los siete enanitos fueron en busca de la brujapara acabar con ella, pero una vez la bruja había muerto, se encontraron con Blanca Nieves tirada en el bosque, pues había tomado un bocado de manzana envenenada.

Sólo cuando un príncipe le diera un beso a Blanca Nieves, conseguiría despertar. Y así fue, un día un joven príncipe la besó, y vivieron felices para siempre.

FIN

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí

 

  • Versíon completa del cuento de Blanca Nieves y los siete enanitos de los hermanos Grimm

Había una vez, una pequeña princesa que tenía el cutis blanco como la nieve, los labios y mejillas rojos como la sangre, y los cabellos negros como el ébano. Su nombre era Blanca Nieves.

A medida que crecía la princesa, su belleza aumentaba hasta el punto que su madrastra, la reina, se puso muy celosa. Llegó un día en que la malvada madrastra no pudo tolerar más su presencia y ordenó a un cazador que la llevara al bosque y la matara. Como ella era tan joven y bella, el cazador se apiadó de la niña y le aconsejó que buscara un escondite en el bosque.

Blanca Nieves corrió tan lejos como se lo permitieron sus piernas, tropezando con rocas y troncos de árboles que la lastimaban. Por fin, cuando ya caía la noche, encontró una casita y entró para descansar. Todo en aquella casa era pequeño, pero más lindo y limpio de lo que nadie se pueda imaginar. Cerca de la chimenea estaba puesta una mesita con siete platos muy pequeñitos, siete tacitas de barro y, al otro lado de la habitación, se alineaban siete camitas muy ordenadas. La princesa, cansada, se echó sobre tres de las camitas, y se quedó profundamente dormida.

Cuando llegó la noche, los dueños de la casita regresaron. Eran siete enanos, que todos los días salían para trabajar en las minas de oro, muy lejos, en el corazón de las montañas.

-¡Caramba, qué bella niña! -exclamaron sorprendidos-. ¿Y cómo llegó hasta aquí?

Se acercaron para admirarla con cuidado de no despertarla. Por la mañana, Blanca Nieves sintió miedo al despertarse y ver a los siete enanos que la rodeaban. Ellos la interrogaron tan suavemente que ella se tranquilizó y les contó su triste historia.

-Si quieres cocinar, coser y lavar para nosotros -dijeron los enanitos-, puedes quedarte aquí y te cuidaremos siempre.

Blanca Nieves aceptó contenta. Vivía muy alegre con los enanos, preparándoles la comida y cuidando de la casita. Todas las mañanas se paraba en la puerta y los despedía con la mano cuando los enanos salían para su trabajo.

Pero ellos le advirtieron:

-Cuídate. Tu madrastra puede saber que vives aquí y tratará de hacerte daño.

La madrastra, que, en realidad, era una bruja, y consultaba a su espejo mágico para ver si existía alguien más bella que ella, descubrió que Blanca Nieves vivía en casa de los siete enanos. Se puso furiosa y decidió matarla ella misma. Disfrazada de vieja, la malvada reina preparó una manzana con veneno, cruzó las montañas y llegó a cabaña de los enanos.

Los animales del bosque vieron atónitos y asustados a la reina y comenzaron a correr en dirección hacia la mina de los enanitos, al parecer para advertir a estos últimos de lo que está pasando en su casita ya que saben de que Blancanieves podría estar en peligro.

Blanca Nieves, que sentía una gran soledad durante el día, pensó que aquella viejita no podía ser peligrosa. La invitó a entrar y aceptó agradecida la manzana, en apariencia deliciosa, que la bruja le ofreció. Pero, con el primer mordisco que dio a la fruta, Blanca Nieves cayó desvanecida.

Al darse cuenta de que Blancanieves cayó, la reina grito riéndose maliciosamente que ahora era las más bella. Sin embargo nada más salir de la casa se desató una tormenta, agregando de que los enanitos advertidos por los animales del bosque de la presencia de la reina, venian raudamente y comenzaron a perseguirla; esta comenzó a correr entre tropezones hasta trepar un cerro , tras ella los enanitos les seguían.

Al llegar a la parte alta del cerro, la reina, en un último intento por deshacerse de los enanitos coge una rama y con ella trata de mover una roca para que ruede en dirección hacia los enanitos, pero cuando ya estaba a punto de lograrlo, un relámpago origina un derrumbe de rocas haciendo que la reina caiga al vacío y la roca también pero en dirección hacia ella. Los enanitos al llegar a la parte alta observan atónitos la escena y dos buitres que también vieron vuelan en dirección hacia abajo

De vuelta a la casita , los siete enanitos encontraron a Blanca Nieves en el suelo. No respiraba ni se movía. Los enanos lloraron amargamente porque la querían con delirio. Por tres días velaron su cuerpo, que seguía conservando su belleza -cutis blanco como la nieve, mejillas y labios rojos como la sangre, y cabellos negros como el ébano.

-No podemos poner su cuerpo bajo tierra -dijeron los enanos. Hicieron un ataúd de cristal, y tras colocarla allí, la llevaron a la cima de una montaña. Todos los días los enanos iban a velarla.

Un día un príncipe, que paseaba en su gran caballo blanco, vio a la bella niña en su caja de cristal y pudo escuchar la historia de labios de los enanitos. Se enamoró de Blanca Nieves y logró que los enanos le permitieran llevar el cuerpo al palacio donde prometió adorarla siempre. El príncipe no pudo resistir la tentación de besar sus rojos labios de fresa. Entonces ella despertó de su largo sueño. Hubo gran regocijo, y los enanos bailaron alegres mientras Blanca Nieves aceptaba ir al palacio y casarse con el príncipe. Y fueron felices para siempre.

 

99 pensamientos en “BLANCA NIEVES Y LOS SIETE ENANITOS

    1. Cuentos Infantiles Cortos

      Buenos días!!!
      Gracias por visitar nuestra página web. Todos los cuentos que publicamos están completos, si no te aparece el final solo tienes que darle a alguna opción de “Me Gusta” Facebook, Twitter, Google + ó esperar unos segundos hasta que aparece entero.

      Esperamos que te gusten y los compartas con tus amigos.

      Un saludo

  1. Valentina Nahiara Vega Arrabal

    re linda esta pagina es maravillosa es genial hago lo que yo quiero encima porque es mi computadora bueno es una notebook pero no tengo Internet tengo model de Movistar y anda re bien para entrar en donde yo quiera porque es genial esta paginaaaaa es re linda me gustan los decores y los cuentos infantiles esas cosas de esta pagina enrealidad todas las cosas que hay a ca me encanta es genial esta pagina y yo no tenia computadora y mi papa decidio comprarme y me compro e igual como el model y asi entre en esta paagiinaa genial e igual que esta notebook y el model ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡es genial esta pagiiiiiiiiiiiiiiiiinaaaaaaaaaaaaaaa!

    Responder
  2. arletd

    AMI ME GUSTA MUCHO ESTE CUENTO,MIS PADRES ME LO CONTAVAN DESDE QUE YO TENIA MAS O MENOS 3 AÑOS ,Y AHORA MI MAESTRA ME DEJO DE TAREA HACER ALGUN CUENTO Y DESPUES HACERLO EN OBRA

    Responder
  3. aditzabeth gamez

    si es verdad ese cuento es muy corto es orrible por favor agamme caso porque soy mini venezuela y ese cuento es orriblisimoooooooooooo

    Responder
  4. gonzalo

    esta muy bueno el cuento pero necesito el guion y en este cuento como que el narrador solo lo cuenta bueno no abaln mucho los personajes alguien sabra donde puedo ayar el gion corto pero moderno porfa me lo pueden decir

    Responder
  5. brenda diaz

    bellos cuentos de verdad sirven para el aprendisaje de los niños cosas como estas de verdad q son muy inportaates para el mundo de los pequenitos x ejemplos todos estos cuentos se los leo ami pequeña de 3 meses antes de dormir en la noche y es increible como les presta atencion y seme queda dormida doy gracias x existir paguinas como estas gracias bay

    Responder
  6. Pingback: EL SECUESTRO DE BLANCANIEVES | Cuentos Infantiles Cortos

  7. MAIRIM

    aja ese cuento esta muy bonito al principio no le fui entendiendo pero despues si le fuyyy entendiendo se lo con te a mi ermanita y se kedo dormida si k es cuento para dormir bbbbbbbbbbbuuuuuuuuuuuuuuuu jijijijiji

    Responder
    1. citlali

      EL CUENTO SI Q ESTA CHIDO AUNQUE NO LE ENTENDI CASI BUENO ESTA CHIDOOOOOOOOOOO VERDAD Y EL Q LO ESTE LELLENDO VERDAD Q ESTA CHIDOO ASTA MIS HERMANOS SE QUEDARON VIN DARMIDOS Y CLARO MIS PAPAS TAMBIEN NOS NADA MAS DE BEBES TAMBIEN SON PARA CHABOS JIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJIJI.ADIOS LOS QUIRO

  8. rossina

    es re cul con mi amiga desimos que es largo pero re excelente es el mejor que escucho (porque se lo sei yo asique fue el mejor que escucho mi amiga que escucho en su vida y el mejor que lei en mi vidavamos a leer màs cuentos asi podemos divertirnos con mi amiga Guillermina Calvet ¡ah y yo me llamo Rossina Gerosa me gustaria que pongas muchos màs cuentos de princesas

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

catorce − 7 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>