2 CLASES DE JUSTICIAS

Estaba un filósofo griego dando un paseo por el bosque cuando vio a lo lejos 2 mujeres de una estatura enorme.

El filósofo se escondió tras unos matorrales pues tenía miedo. Estando allí escondido, aparecieron de pronto los 2 hijos del rey. A uno de ellos le faltaba una oreja y sangraba abundantemente. Éste se dirigió a las mujeres y les dijo:

– ¡Quiero Justicia! Este desagradecido, que es mi hermano, me acaba de cortar una oreja. Quiero que pague por lo que ha hecho.

Una de las mujeres le respondió:

– ¿Con cuál de nosotras 2 te quedas para reclamar Justicia?

– ¿Y qué diferencia hay entre vosotras 2?-, respondió el príncipe herido.

La mujer que le había hablado le contestó primero:

– Si me eliges a mi para hacer Justicia averiguaré la causa por la que tu hermano te hizo eso y lograré que se arrepienta de corazón. Para compensar su agravio te fabricará el mejor de los cascos para que cubra tu cicatriz, velará por tu vida en el campo de batalla y será tus oídos durante el resto de sus días.

– ¿Y tú qué me ofreces?-, le preguntó a la otra mujer.

– Si me eliges a mi yo castigaré a tu hermano por la grave afrenta que te ha causado. Pasará un año encerrado en una celda, te recompensar´con 1000 monedas de oro y te concederé la oportunidad si quieres de cortarle las 2 orejas.

El príncipe se tapó la grave herida que tenía en el oído. Le dolía muchísimo. Un gesto de rabia se apoderó de su rostro y optó por lo que le ofrecía la segunda mujer con la salvedad que únicamente le hizo una pequeña herida en una sola de sus orejas.

Los guardias se llevaron detenido a su hermano.

Cuando todos se fueron, el semblante de la segunda mujer se transformó y se convirtió en Ares, el Dios de la Guerra:

– ¡He engañado otra vez a los hombres! Todavía me prefieren a mi antes que a ti. No hay nada como la venganza. Me voy, he prepararme para la gran guerra que se avecinará en 1 año -, le dijo a la verdadera Justicia.

Cuando se fue el Dios de la Guerra, la Justicia se dirigió al filósofo:

– ¿Y tú con quién te habrías quedado? Con el rencor del pasado o con la esperanza y la reconciliación del futuro.

El viejo y sabio filósofo lo tuvo muy claro desde el principio.

Cuento de Pedro Pablo Sacristán

Accede a la tienda, para comprar nuestros productos exclusivos.

 

Deja un Comentario en este cuento

3 comentarios
  1. Pingback: Greek Mythology | TWO JUSTICE WAYS | Short Stories

  2. juana Honores Esquivel

    Gracias por este cuento muy claro y preciso para enseñar a los niños que la verdadera justicia no es querer vengarse del otro y que no debemos dejarnos llevar por nuestra colera, odio que tal vez sintamos en ese momento.

Siguiente CuentoEL NIÑO DE LAS HAMBURGUESAS