CUADRA INTERGALACTICA

Cuentos infantiles escritos por: Griselda Acosta.

La calle estaba tranquila. Los árboles soplaban fuerte, hecho que impedía que salieran a jugar los niños de la cuadra del Álamo, urbanización que contaban con más de 10 chipilines tremendos. Desde su ventana los chicos preguntaban a sus madres sí ya había pasado el peligro del viento fuerte. Fue después de un buen rato que salieron, con sus bicicletas, papalotes, patinetas.

El sitio de reunión favorito era en la casa grande de Tomatin, Siany y Valentina. Allí más de un chocolate, caramelos, refrescos, eran devorados todas las tardes. A las niñas le gustaba jugar al principio con Tomás alías Tomatin, Tomate, Tomatón, mil y una manera era llamado éste niño que tenía loca a la vecindad con sus tremenduras.

Un día, sin pensarlo mucho, los chicos de la cuadra del Álamo decidieron poner en práctica su imaginación.

Cajas, pedazos de madera, dibujos de estrellas, chucherías, componía el sueño a realizar. Sin ton ni son, los cargos ya había sido otorgados.

Cuentos infantiles - Lina la astronauta

Luis Carlos, Capitán de la Súper Nave espacial, Ana Sofia, segundo piloto, Siany, encargada de la termodinámica de la máquina, Scarlet, tenía que proyectar los nuevos viajes, Valentina y Tomatin de protocolo y provisión.

Torre de Control Central Maiquetía, pedimos autorización para ascender a espacio exterior_ dijo firmemente, el pequeño Capitán, quien pedía a su vez a la Copiloto coordinadas de vuelo.

A simple vista sin dejar paso a la imaginación sólo se veían a 5 niños metidos en unas cajas con una escoba donde colgaban una estopa que simulaba la bandera del país.

Ahhh… no se puede dejar de mencionar la presencia de la perrita de la casa principal, Fiona, quien no dejaba de darle vuelta a la nave, cual satélite.

Ante esto más de una vez tuvo que salir Siany a calmarla ya que ponía en peligro la débil estructura de la Súper Poderosa Nave Intergaláctica.

También las niñas tenían pequeños, Valentina y Tomatín, quienes a penas contaban con un añito y 7 meses, respectivamente. Por ello Scarlet y Siany se lo sentaban en las piernas ya que éstos estaban empeñados en pegarle los dientes a las cajas, orden que había dispensado el Capitán Luis Carlos, que junto a Ana Sofía ya no sabía qué hacer con estos pequeñines.

Venezuela 2030, pide despegue, cielo despejado, sin lluvia ni tempestades, tripulación decidida a conquistar Plutón– Palabras de la pequeña Copiloto Ana Sofía.

Una lluvia fuerte cayó de repente, los niños salieron corriendo de prisa, gritando, suspendida la actividad galáctica, sin poder contenerse la perrita Fiona, destrozaba la caja y más de uno patinó en el patio mojado. La lluvia fría, por el viento les caí como bendición mientras cantaban la vieja está en la cueva, los más pequeños estaban con sus madres quienes los abrazaban, jugándoles bromas sobre lo buen astronautas que resultaron.

De lejos se olía el mar y la tierra mojada de la cuadra. Allí aprendieron hacer niños para siempre también sus padres, al dejarlo ver todo lo que se puede lograr con la imaginación.

El mar bello del Litoral venezolano los enseñó a que nada es imposible cuando se quiere!!!

FIN

Comparte este cuento infantil con tus amigos en Facebook, Google+ y Twitter con los botones que encontrarás al principio o al final del cuento. ¡Gracias!

Recuerda que puedes recibir cuentos infantiles GRATIS en tu email, suscribiéndote aquí.

2 pensamientos en “CUADRA INTERGALACTICA

  1. ANA

    MUY LINDO EL CUENTO DE “CUADRA INTERGALÁCTICA” ESTÁ CONTADO POR UN ADULTO? NO?… MUY LINDO GRACIAS POR COMPARTIR.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

cuatro × 4 =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>